MINERVA MAYO – SE VENDE

MINERVA MAYO - SE VENDEMinerva Mayo es el primaveral nombre que tiene esta banda de Valencia, la tierra de las flores, la luz y del color, como dice la folclórica canción. Para quien no conozca tal cantinela y el grupo que vamos a destaparos, decir que aunque aparentemente no tienen nada que ver entre sí (esta melodía tan fallera esconde caspa a raudales), bajo la citada frase podemos esconder paralalelismos y similitudes que exaltan un proyecto muy interesante, lleno de matices sonoros, lumínicos, de colores cambiantes e incluso, cómo no, paisajes campestres, aún no siendo una banda folky.

Ellos son José María Ayllón en la voz y en las guitarras, Jota del Campo también en las guitarras, Aiman Bardisi en el bajo y Jorge Martínez en la batería y el xilófono. Su ópera prima ha sido grabada y mezclada por Raúl Abellán en los Estudios Caramelo Music Suite de Masíes (Valencia) y masterizada por Alfonso Ródenas en el Estudio Las Vírgenes de Los Ángeles (California). Y está disponible en el siguiente enlace: http://minervamayo.bandcamp.com/ 

Un primer L.P. como colofón a sus años de preparación, tanto como Minerva Mayo desde otoño del 2007, como en anteriores proyectos desde los noventa (Marigolg, Zener, One of Pales). Estos chicos se sacan de la chistera un largo de 7 temas que, a priori, parece un E.P. por el número de cortes, pero que una vez compruebas el minutaje te das cuenta del poso de las piezas y de su alto valor en la bolsa del rock de primera división.

Abren con Buenos días Minerva. Inicio magistral lleno de fuerza y poesía. Cuidado con el riff de guitarra, es pegadizo y engancha, como si el espíritu de The Edge les hubiese visitado. Ese juego de guitarras es un arma muy poderosa entre los dedos de Chema y de Jota.

De locos es de la familia de unos Radiohead experimentales. De hecho, la primera vez que les vi en directo fue la referencia casi única que me vino a la cabeza. Una inteligente forma de enlazar texto poético, melodía y armonías eléctricas. Final grunge como recuerdo de sus inicios como alumnos aventajados en el Seattle valenciano.

En la tercera se calman momentáneamente, ahondando en esos pasajes progresivos que tanto gustan recrear. El sol me quema es una oda a la luz, tanto en las palabras que canta Chema como en los acordes elegidos. Va desarrollándose hacia momentos más intensos hasta desembocar en la rabia y furia, como queriendo deshacerse del estrés urbano.

La danza de los amos es una perfecta simbiosis de armonías vocales, acordes y ritmos jazz que a mí particularmente me ha transportado a una atmósfera muy sensual. The Doors en su faceta menos conocida han aparecido en algún momento de la canción, pero se marcharon en cuanto se escucha la argentinada voz de este poeta madrileño afincado en Alboraya, Valencia. Y de nuevo ese final potente y progresivo. Colosal.

Podríamos hablar de la segunda parte del álbum con Crujiente de Zener y reafirmarnos las influencias de rock inteligente muy alejados del estribillo facilón. Pedazo de tema con un riff monstruoso y oscuro. Mil detalles de los mástiles y la batería, parones, marcajes, empastes armónicos, fuerza vocal y viaje a los setenta habiendo estado empadronados en los noventa, influencias que miran hacia delante con honor más que con nostalgia. ¡Final muy grande!

Sórdida canción de otoño comienza con ese buen gusto por las introducciones instrumentales sin prisas, donde muestran (sin caer en el virtuosismo) su dominio de los instrumentos y de los cambios de ritmo o de compás. Y ahora entra la voz con guante de seda. Bonito detalle de xilófono, ese pasaje sin batería es de gourmet, incluída la parte guitarrística.

Y para finalizar lo hacen con Te vas. Otro acierto en su forma de juntar ingredientes del rock progresivo, jazz, pop, poesía, arranques y frenazos musicales. Atención a los conciertos venideros que seguro van a estar llenos de intensidad y de piel como escarpias.

Minerva Mayo han hecho un gran trabajo de revisión del rock menos moderno para, aun así, sonar frescos, independientes, vanguardistas, añejos, eso sí, con un resultado tan presente y actual en su propuesta que sin estar de moda no hay que perderles la pista.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10