MGMT- LITTLE DARK AGE

Después de casi cinco años, MGMT vuelve a deleitarnos con su nuevo álbum y cuarto de estudio, Little Dark Age. Este ha sido un álbum estuvo lleno de retrasos desde 2013, pero por fin ya está aquí. Está compuesto por diez canciones donde el factor principal es el pop. Pero no un pop cualquiera, sino un pop muy ochentero. Esto acompañado de letras en las que expresan sus sentimientos a estos tiempos que corren como la depresión, los altibajos de la vida o el clima político en su país, Estados Unidos.

Hay que destacar que, aunque su estilo sea más ochentero, no pierde su esencia que es la del rock psicodélico. El uso de sintetizadores y saxofones les dan un aire a las canciones de juego de recreativos y ciertas piezas ochenteras que nos puede dar nostalgia a algunos. Sin embargo, no parece un tributo a esa época, sino una muestra de las consecuencias a ésta en lo que se refiere a los líderes políticos que ocuparon la casa blanca en una época yupi, la llegada del internet y nuestra enajenación a las redes sociales a posteriori y el narcisismo. Es por eso por lo que el disco toma el nombre de “pequeña era oscura”.

Este álbum empieza con She Works Out Too Much que nos introduce a sonidos similares a los de un juego de arcade, acompañado de voces femeninas y muchos sintetizadores. Esta da paso al single con nombre homónimo del álbum: Little Dark Age. Si duda una pieza exquisita que combina el pop ochentero y la psicodelia característica del grupo formado por Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser.

Seguimos con una canción que nos habla de los altibajos de la vida y los misterios después de la muerte, When You Die. Una pieza que nos conduce a un viaje sonoro agradable lleno de acordes y voces que vienen y van.

Me and Michael es la canción ochentera por excelencia, que recoge ciertas influencias de grupos como Daryl Hall y John Oates, Duran Duran o la mítica canción de Rick Astley, Never Gonna Give You Up. La quinta canción, TSLAMP, está también en la línea de la anterior pieza, pero más tranquila. James y Days That Got Away por otra parte, vuelven al estilo psicodélico con voces casi fantasmales.

Sin embargo, esto no perdurará por mucho, ya que One Thing Left to Try regresa a los sintetizadores pop. Es una pieza bailable que nos recordará artistas como Cyndi Lauper u otras bandas de la época dorada de los cardados en el pelo que sólo tuvieron un éxito, pero que no se han olvidado del todo.

Para cerrar el álbum se encuentran dos canciones muy tranquilas: When You’re Small y Hand It Over. Sobre todo, esta última, que termina el álbum con una balada onírica muy al estilo de MGMT. Un cierre que nos deja con buen sabor de boca y que nos deja ese gustillo y curiosidad por la música de los 80.

Las mejores canciones en mi opinión son: Little Dark Age, When You Die, Days That Got Away y Hand It Over. También hay que destacar la portada del álbum, en la que aparece una especie de payaso recreando el famoso cuadro de Edvard Munch, El Grito. Sin embargo, el fondo parece una habitación con un espejo roto, haciendo referencia, tal vez, a esa época oscura que causa estragos. Tiene un solo color, amarillo y las letras tienen una tipografía hippie.

8
8
Escrito por
Más de Isabella Henao

Stone Temple Pilots anuncian álbum nuevo y comparten nueva canción

La mítica banda de los 90, Stone Temple Pilots, ha anunciado un...
Leer más