MGMT – CONGRATULATIONS

MGMT - CONGRATULATIONSSi no has escuchado Kids, Time to PretendElectric Feel en el último año es que eres un astronauta en misión espacial o estás muerto, no existe otra explicación. Mgmt entraron por la puerta grande gracias a sus magníficos y “escuchados-hasta-la-saciedad” singles. Sin duda, el retorno de los dos neoyorquinos era uno de los discos más esperados del año. Me hubiera gustado ver la cara de algun dj de moda después de escuchar esteCongratulations. Si buscaban nuevos himnos con los que sacar a la chavalería a bailar a la pista, van a tener que seguir esperando. Ni un single a la vista que llevarse a la boca, ni una triste melodía digna de remezcla machacona. Rápidamente se corrió la voz de que el nuevo disco de los Mgmt era infumable y que la pareja se había escondido avergonzada por el inminente fracaso. ¿Suicidio comercial a la vista?  A tenor de las ventas, ni por esas.

Congratulations es un disco oscuro, poco accesible, carente de singles instantáneos, cierto, pero más interesante en conjunto que su debut. La electrónica sigue presente aunque con cuentagotas, cediendo todo el protagonismo a las guitarras, bajos, clavicordios, pianos…arreglos y sonidos analógicos que aportan calidez e insuflan un sabor muy sesentero. Y es que, en estos dos últimos años, se han debido de empapar pero bien de discos de Pink Floyd, Brian Wilson o Love. No hay más que escuchar temas como Song for Dan Treacy, It’s WorkingSiberian Breaks, en donde la huella lisérgica de Arthur Lee o Syd Barret se hace más que evidente. Flash Delirium suena un poco al Bowie de finales de los 70 y Brian Eno, mientras que con su órgano garagero recuerda a los Seeds mas oscuros. Se permiten incluso el lujo de facturar instrumentales con arreglos de cuerda y pianos que acaban sonando a los Pink Floyd del Dark Side of the Moon.

En realidad, casi todo lo que escuchamos en este nuevo disco ya se encontraba presente en Oracular Spectacular, aunque nadie lo recuerde. Y es que el mundo se rindió ante sus tres famosos singles pero apenas nadie se paró a escuchar lo que había detrás. Ahora, conscientemente, han optado por prescindir de hits llena pistas y mostrarnos lo que son en realidad, centrándose en el conjunto e intentando facturar un disco mas sólido y menos “comercial”. Lo siento por los fans que esperaban una nueva Kids con la que bailar en el garito indie de moda, pero al menos ahora sabemos que MGMT son algo más que tres canciones.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10