Mew – Visuals

Nuestra puntuación

8

7

Mew vuelven después de dos años desde el lanzamiento de su último álbum, un tiempo significativamente menor si comparamos el lapso transcurrido entre No More Stories… y el disco anterior de la banda, +-. Regresan con once canciones que nos reencuentran con la catarata de sonidos a la que nos tienen acostumbrados, profusión de sintes ochenteros y de los otros, de los muchos otros, y hasta trompetas, en el recorrido de un nuevo laberinto con tramos más oscuros que otros pero con una melancolía encantada, irresistible.

Si este es su primer encuentro con ellos es una buena carta de presentación, letras que nos hablan desde lejos, y capas y mas capas de espacios sonoros donde tal vez sea difícil acomodarse al principio. Son conocidos por sus cortes y vueltas no convencionales, pero si no le importa el destino, le encantará la aerolínea. El recorrido inicia con Nothingness and no regrets proponiendo un viaje a pie pero corriendo. Candy pieces… nos sobresalta en medio de la escucha con sus tramos de rock pesado y sacuden lo que veníamos experimentando. Mew, siempre intentando desacomodar todo para luego ponerlo en su lugar.

Zanzibar es una canción breve de transición, como una cortina de humo que nos va dejando ya cerca del final, y Carry me to safety nos llevará a buen puerto, llenos de nostalgias, incertidumbre y ansias de llegar a casa, y repetir el viaje. El nombre, Visuals ilustra la intención de Mew de que percibamos colores e imágenes en cada una de las canciones, para ello Jonas Bjerre realizó los videos para In a better place, Twist Quest y 85 videos, lanzados previamente como singles, que acompañan la estética de psicodelia moderna que se imprime en todo el disco. Esperemos tener la oportunidad de experimentar en vivo y cerrar el cuadro completo.

Con casi 15 años de trabajos en el haber de la banda, Visuals nos da mucho Mew, habrá quien cuestione si se acabó la experimentación para los daneses o si por el contrario están perfeccionando su arte cada vez más y lo que queda por delante, sea el infinito. El concepto de psicodelia del futuro es sin duda un desafío que creo, bien podrían asumir, les dejo la inquietud. Un disco luminoso, para escuchar a oscuras. Es claro que no tienen miedo de desafiar al oyente y sin duda lograrán interesar a muchos que nunca los hayan escuchado, y con suerte, incentivar a todos a ir por más música nueva.