MEMORYHOUSE – THE SLIDESHOW EFFECT

MEMORYHOUSE – THE SLIDESHOW EFFECTHay personas, entre las que me incluyo, que nos cuesta reaccionar ante lo liviano, ante aquello que ni agrada ni ofende. Pensamos que todo aquello que no nos afecta anímicamente no es digno de ser considerado un arte. El término medio en cualquier disciplina artística linda con la mediocridad.

 

Algo parecido me ha pasado con este disco. Un trabajo bien rematado de dream pop pero alejado del chillwave refinado de Neon Indian o Washed Up. Ha habido muchas comparaciones con Beach House, pero nada más lejos de la realidad. Memoryhouse es una propuesta más audiovisual que musical y ese trasfondo se nota en el devenir del disco. Denise Nouvion, fotógrafa de profesión y Evan Abeele, compositor canadiense, debutan en un largo tras su prometedor EP; The Years. Su debut está cargado de buenas intenciones, sintetizadores, exceso ornamental y una voz femenina con exceso de dulzura y protagonismo. La intencionalidad del LP es generar un punto de encuentro entre la fotografía y la música, que de paso rinda homenaje al compositor Max Richter, de ahí el título del álbum.

 

Un disco fantasma que pasará desapercibido una vez lo escuches, no solo por la repetición de sonidos convertidos ya en clichés de la música actual, también ayuda y mucho que la mayoría de los temas sean intrascendentes y edulcorados a base de arreglos pretenciosos con ganas de agradar. No te aportan nada más que una supuesta relajación en días tristones y un pesimismo de autoayuda que invita a la melancolía, sin ningún tipo de profundidad existencial o artística.

 

En defensa de este dúo canadiense también cabe decir que se trata de dos buenos músicos, que hacen música fácil de escuchar por nuestros oídos y que pretenden idear un nexo entre imagen y sonido más que interesante. No es un álbum que chirríe por ninguna parte, cuenta con una buena producción, pero resulta evidente que se trata de un álbum debut de una formación sin asentar. Sus estructuras son demasiado simples y acaban por aburrir.

 

Probablemente, el tema más interesante de The Slideshow Effect sea Little Expressionless Animals, quizás porque tiene una fuerza interior que no se trasluce en el resto de canciones del disco. The Kids Were Wrong no es una mala canción indie, aunque siga teniendo un aire demasiado frío y distante. No estoy muy de acuerdo con Bonfire, uno de los singles del disco, ya que me parece demasiada poca cosa, yo hubiera preferido Walk With Me, un tema que resume el estilo de la banda y que aislado del disco suena muy bien. Kinds of Light es otro tema que podría recomendar en un día gris aunque no me acaba de convencer su falta de ritmo.

 

El disco muestra a una banda que tiene ciertas virtudes pero que aún no ha sabido expresar musicalmente su individualidad. Un disco ligero, demasiado quizás, y escasamente creativo, desde un punto de vista musical. No obstante, me gustaría saber cómo evoluciona esta pareja canadiense.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 5/10