MAC DEMARCO – ANOTHER ONE

11183_JKT

Nuestra puntuación

8

7

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

A Mac DeMarco parece que le ha picado el mismo insecto que a Ty Segall, aunque su reacción atópica sea menos visible y agresiva. El canadiense lanzó el año pasado el genial Salad Days, tercer álbum de su discografía y un ejercicio inteligente y bien dirigido, y tan sólo un año después ha sacado un mini LP instrumental (Some Other Ones) y otro mini LP que ya llevaba unos meses anunciado, este Another One que continúa con aires a cierre su ruta practicada hasta la fecha.

El sonido de este álbum, como el de sus hermanos, es psicodélico y lo que tradicionalmente se calificaría como de “tiraos”. Sus bases son sencillas y sobre ellas se desarrollan armoniosas melodías que de vez en cuando se desfasan, ya sea por parte del piano o de la guitarra, de forma indiscriminada. Junto a ellas está la voz de DeMarco, más dejada que de costumbre y hablando de amor y algunas memeces similares, en un álbum que apunta mucho a su pareja actual. La producción sigue oliendo a charca, a sol abrasador, a barbacoa, a arena, a naturaleza y principalmente a verano, una característica positiva de la que parece que el artista tiene la fórmula, danzando con indiferencia total pero con unos resultados pasmosamente pegadizos.

A diferencia de sus anteriores trabajos, en Another One la primera escucha es la más aburrida, principalmente porque de forma casi involuntaria nos hacemos esta pregunta: “¿Para qué narices querría este tío sacar otro álbum 12 meses después si no tiene nada nuevo que contarnos?”. Y es que a pesar de su sencilla digestión (23 minutos) nos deja un poco traspuestos. Pero a partir de ahí nuestro querido y amigable Mac nos recuerda“The feeling never stops and neither does the clock” y nos dice que es verano otra vez, y que es tiempo de volver a disfrutar y a relajarnos, de quitarnos la tensión con las pretensiones que podamos tener con un/su sonido y de permitir definitivamente que su música sea una sensación más de nuestro día. Como las olas del mar o los grillos en una acampada, Another One y Mac DeMarco exigen ser parte de tu mood, y que esa sensibilidad que te hace recordar olores e imágenes de forma casi sinestésica ahora incluya la repetitiva melodía de cualquiera de sus 8 nuevas canciones como parte de una calurosa tarde estival.

Como canciones todas son igual de interesantes, siete melodías especialmente lentas (se acabaron en gran medida las canciones más enérgicas), más protagonismo para el piano -lo cual se agradece desde aquella maravillosa Chamber Of Reflection– y una instrumental final con el sonido de un río y el mismo Mac DeMarco dándonos su dirección e invitándonos a una taza de café si nos pasamos por allí (verídico), broma que ya le ha costado al parecer más de treinta visitantes gracias a que su álbum lleva filtrado cerca de un mes.

Como objeto útil para esta época, Another One es una joya que llevarse, como la crema solar o las gafas de sol, pero como continuación de lo anterior y predecesor de lo venidero (esencial aclararlo) nos quedan cada vez más dudas de cuánto tiempo más podrá seguir Mac DeMarco ayudándonos a aburrirnos en vez de aburrirnos directamente. Esta vez la bala está esquivada con éxito y sin magulladuras, y personalmente, estando ante uno de los personajes más carismáticos del panorama alternativo, espero que sean muchas veces más, pero tampoco estamos muy seguros de lo que la suerte puede depararle, quitando su talento y su indudable y genuina actitud.

 

Escúchalo aquí: