M. WARD – A WASTELAND COMPANION

Matt Ward lleva más de una década dejando pinceladas de lo que puede ser y no termina de llegar, en muchos casos porque él decide que ese anonimato comercial que posee es beneficioso o simplemente porque cree que no es su lugar.

Pero es inevitable recluirse en si mismo cuando álbum tras álbum vas superando lo hecho anteriormente, y es lo que ha ocurrido en A Wasteland of Companion, quizá su mejor trabajo. Es muy difícil que la mayoría del público no se dé cuenta del grandísimo trabajo que acaba de publicar. Se trata de uno de esos artistas que se consideran poco valorados para el peso cualitativo que siempre ofrece.

Un álbum grabado a caballo en su pasada gira en multitud de estudios, ha sido capaz de mantenerse firme y no desvariar. Ahora nos mezcla folk con country sin ser un disco exclusivamente de ambos géneros. Clean State o Sweetheart son ejemplo de ellos, canciones de guitarra y voz melancólica. Hay espacio para baladas suaves, profundas, como la canción que da título al álbum. Un trabajo intimista sí, pero que sabe sacar sus momentos de pop como en Me and My Shadow y salir por la puerta grande. No hay duda que ha vuelto a acertar.

Como buen músico que se precie, el uso de más y mayores instrumentos se reflejan en Crawl After You, con pianos, violines y demás artilugios dedicados a las manos talentosas y experimentadas produciendo una balada meritoria.  Se mantiene fiel a si mismo durante la segunda parte del álbum, con canciones con estilo propio como There’s a Key o Pure Joy.

Y es que a pesar de experimentaciones o innovaciones con su sonido, sigue siendo M. Ward. Primitive Girl representa ese nuevo aire alegre y folk americano que quiere transmitir, y lo hace tan bien que se erige como el mejor corte de todos. No es fácil hacer lo que ha conseguido en estas doce canciones, pero paciencia, tesón, humildad y trabajo han sido sus claves y por fin, M. Ward, sacó ese álbum que la mayoría general esperaba.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS:  8/10