LOW – C’MON

LOW - C'MONNueva entrega de la banda de Duluth, su noveno larga duración después de tres años de silencio. Low siguen con sus armonías recreando paisajes de gran belleza, siempre capitaneados por Alan Sparhawk y Mimi Parker que se reparten el trabajo vocal de las composiciones, alternado primeras y segundas voces, como siempre han hecho y que es marca de la casa de esta formación.

Por lo tanto, no hay un cambio estilístico notable, quizás no son tan minimalistas en la elaboración de las canciones, ya que algunas tienen bastantes arreglos y matices, contrapuesto a las que se incluyan en Trust, para muchos su obra más oscura y personal. Pero que no haya cambios notables no quiere decir que el LP no sea digno de escucha, de hecho se acerca bastante a los picos de inspiración de la banda, donde se encuentran ideas que aparecían en The Great Destroyer (disco que pareció vislumbrar un cambio de estilo, seguido de Drums and Guns, donde no acabaron de cuajar esos cambios), conjugadas con el sonido de los discos primerizos más slowcore, donde parece que se vuelven a afianzar. Así pues, nos encontramos con una vuelta a las raíces, a lo mejor saben hacer, pero aprovechando lo que han aprendido en el camino. Un “back to basics” inteligente.

Así tenemos canciones puramente sosegadas como Majesty Magic, la preciosa Nightingale (una pequeña joya escondida hacia el final del disco), o una ceremoniosa Nothing But Heart, con otras más animadas y eléctricas como You See Everything, con un ritmo que se repite como un mantra, o Especially Me con unas letras de gran contenido poético.

Para los fans de Low, éste será un disco de gran goce, y para los que no lo son también, ya que es un poco más accesible que sus entregas primerizas. Siguen siendo unos maestros en crear melodías con los mínimos arreglos posibles, canciones llenas de misticismo y paz. Como curiosidad, el disco se grabó en el Sacred Heart Studio, que antes fue una iglesia católica, donde también se grabó el mencionado Trust. Acertadas decisiones que los han llevado a crear un sonido perfecto para este C’Mon, coproducido por el mismo grupo y Matt Beckley.

¿Qué más se puede pedir? Excelente producción al servicio de canciones redondas.

PUNTACION CRAZYMINDS: 8/10