LOVE OF LESBIAN – EL POETA HALLEY

poeta-halley-love-of-lesbian

Nuestra puntuación

9

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

Una hora y doce minutos de pura elegancia lírica y musical que al terminar te deja en un estado casi catártico. Una exhalación de todos tus males y bienes recogidos en trece canciones que van más allá de un simple análisis y que necesitan a un oyente centrado en lo que escucha, alejado de cualquier distracción y dispuesto a viajar por la aventura de El Poeta Halley. Casi una epopeya musical en la que todo lo que se diga le hace flaco favor a la nueva composición que traen los barceloneses tras la publicación hace cuatro años de La Noche Eterna. Los Días No Vividos (2012) y después de un año y medio de descanso. Presentado en formato CD, disco-libro, con 15 ilustraciones del artista Sergio Mora, el pasado 4 de marzo Love of Lesbian se lanzaron al mercado musical con un disco arriesgado y expansivo, según ellos mismos.
El grupo vuelve a crear en La Casamurada y Blind Records con habituales como Ricky Falkner, Florenci Ferrer, y Santos Berrocal. Sin embargo, la colaboración estelar de Joan Manuel Serrat para cerrar el disco recitando un poema de Balmes, deja a la persona que lo escucha con las emociones a flor de piel. Un broche de oro a un disco que debe ser re-escuchado y recordado por mucho tiempo. LOL no han querido encallarse en la dinámica de los últimos discos, en los que han ido encadenando éxito tras éxito, y han hecho un ejercicio de introspección que los ha llevado a una cima todavía más alta. Alejados de himnos festivaleros o de estribillos pegadizos, huyen de cualquier arquetipo centrándose en brutales transiciones (¡ojo! En cada canción). Es un LP que exige un slow-down, un receso en esta vida frenética que llevamos, algo difícil si tenemos en cuenta los tiempos actuales.

El cambio y el atrevimiento musical de los lesbianos es un salto mortal. Lejos quedan los casi diez años en los que sufrieron las consecuencias del fracaso; muy atrás parece estar su 1999, que aún saborea éxitos. Y es que a sabiendas de lo fácil que lo tienen en componer canciones que enganchen a un público fiel, no dejan de arriesgar y salirse por la tangente para explorar nuevos caminos.

El Poeta Halley es un disco circular, una búsqueda del yo entre la densa ambigüedad que coronan las letras del barcelonés. Se canta en clave de polos opuestos, de musas, fantasías y diazepames. En la que las emociones parecen una ola que siempre vuelve y en el que el más mínimo detalle esconde un cosmos entero de posibilidades.

Aunque hay material que se ve a la legua que va a ser carne de concierto y tarareo explosivo, El Yin y el Yen o I.M.T (Incapacidad Moral Transitoria), hay mucho terreno para la reflexión, Océanos de Sed o Canción de Bruma. Un disco con un mezzo tempo que llega hasta el fondo del oyente, que atrapa y atrae en sus transiciones instrumentales, sus desarrollos electrónicos, o en el espectacular solo de guitarra en Psiconautas (algo Pink Floyd). Destaca la producción de Ricky Falkner y Santos&Fluren por la multiplicidad de texturas y la cura en el detalle, creando un todo que resulta de un misticismo en tránsito.

Por si todavía no ha quedado claro que El Poeta Halley va a marcar un antes y un después en la carrera musical del grupo (otro punto más de inflexión), hay que destacar la forma en la que el disco cala en el oyente de una forma tan especial que cuando acaba el último verso recitado por Serrat: Y a brillar, que son dos sílabas; uno se queda tan alucinado que tiene que volver a darle al play y recapacitar, intentar averiguar si este amor lesbiano habla de ellos o habla de ti. Porque, ¿quién es realmente ése poeta que ha decidido ver la luz un año bisiesto? Una duda que ya se plantea en Planeador:
Dime si aún estás aquí y yo/volveré a considerar/ser pacífico y atlántico/la que El Ícaro directo al Sol/le llamaban Halley Star y soy tú/Y eres yo”.

Una duda existente a lo largo del disco que te va a enganchar y a emocionar tanto como me ha hecho hacerlo a mí.