LOS PUNSETES – UNA MONTAÑA ES UNA MONTAÑA

Llega el BAM (Barcelona Acció Musical). En un par de semanas la ciudad de Barcelona se engalana para sus fiestas. Y música no faltará por parte de un sinfín de bandas. Una de las bandas que no nos vamos a perder, por nada del mundo, es de la que os vamos a hablar a continuación. Deberíamos haberlo hecho antes. Sí. Pero hemos dejado reposar la esencia de su último trabajo y aprovechado su próxima visita a la ciudad condal para hacerlo con profundidad.

No habíamos revisado su último disco. Pecado portal. Aunque eso no quiere decir que no nos guste. Nos encanta. Los Punsetes nos encantan. Y su último disco: Una montaña es una montaña, vuelve a gritar verdades como puños. Cotidianas y cercanas a todos. Por eso es fácil empatizar con ellas. Verdades cantadas a la cara, que escuecen, pero que va bien escucharlas de vez en cuando. Los Punsetes no se andan con rodeos, dicen las cosas sin adornos, ni aliños, ni le ponen azúcar a una realidad que, no nos engañemos, es más bien amarga, y más que nunca en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Los discos de Los Punsetes son una purga para los sentimientos, para esos días en los que uno/a se encuentra de mala leche y en los que, cual adolescente, no apetece salir de la cueva particular de cada uno/a, ni socializar con nadie. Y Los Punsetes le cantan y le ponen palabras a esa rabia que en ocasiones nos invade. ¡Subid el volumen!

Y es que a grandes rasgos en una Montaña es una montaña, tercer disco de la banda madrileña, nos encontramos a Los Punsetes de siempre. No hay mucho cambio y nos gusta. No hay cambio, seguimos encontrando letras acidas, algo irónicas y punks, pero no es exactamente lo mismo y en eso tiene parte de culpa el ‘tropicalista’ por excelencia: Pablo Díaz-Reixa, ‘El Guincho’, quien ha intervenido cual ‘experto cirujano’ en la elaboración de esta obra maestra que algunos han comparado, incluso, con otra maravilla: ‘Unidad de desplazamiento’ de LOS PLANETAS (las mayúsculas no son gratuitas).

Y la ‘montaña’ que nos invitan a explorar Los Punsetes contiene doce puntos (canciones) de merecida visita, comenzando por su: Alférez Provisional. Un Alférez Provisional que sirvió de carta de presentación a la banda.Si me cogieras del cuello y me tiraras al suelo y me pisaras el cuerpo y cantaras canciones…’ pues así es precisamente. Los Punsetes nos cantan canciones que nos zarandean por dentro. Y esto para comenzar. ‘No sería peor que decirte la verdad’. ¡Ahí es nada!

Contundentes, Los Punsetes se abren paso en una ‘montaña’ en la que no tardamos mucho en encontrarnos con los juegos de palabras que tanto nos gustan. Como el segundo de los temas de la banda: Tráfico de órganos…de iglesia. Un tema eléctrico, enérgico, directo como una bala. Que te atraviesa.

Y del arrojo de las dos canciones que nos abren paso a su ‘montaña’ particular llegamos a Un corte limpio. ‘Corte limpio’ también por lo que respecta al sonido. Pues pasamos del ritmo frenético con el que arranca el disco a la calma más tensa. Un corte limpio se trata de una canción algo macabra, pero a la vez sanadora, que crece hasta llegar a un final que explosiona y donde las guitarras son claras protagonistas.

Y volvemos al nervio con 155. ‘Eres una chica preciosa pero tienes problemas…’. No os la sacareis de la cabeza.

Podríamos decir que Los Punsetes tienen fijación por eso de la amistad. Si en su disco anterior su hit se metía con ‘tus amigos’ ahora nos hablan de ‘Mis amigos’: ‘Todos mis amigos han fallecido, se murieron el día en que dejaron de salir conmigo…’. Pensamientos en voz alta que más de uno hemos tenido alguna vez. Y es que ‘amigos’, hay que cuidar a los ‘amigos’.

Y con nuestros ‘amigos’ podemos ir precisamente a ver un concierto de Los Punsetes y saltar con el siguiente tema que nos ha atrapado y se ha convertido en uno de nuestros favoritos.

Ya están aquí, Los Tecnócratas: ‘No hay escapatoria, ni lugar en la memoria que lo que te ha impregnado de la esencia de su forma de pensar…’. A nosotros nos ha impregnado esta melodía. Es de aquellas que apetece escuchar en bucle una, otra y otra vez. ¡Ah! Y bailar, porque aunque Ariadna de Los Punsetes se mueva más bien poco sobre el escenario, bajo el mismo apetece pegarse unos bailes.

Tras Los Tecnocratas, que marca el ecuador del disco, nos dirigimos a un lugar dónde más de uno nos gustaría teletransportarnos en verano, ahora que todavía hace calor: Los Glaciares. ‘Cae la luz, cae la tarde, cae la luz en los glaciares…’. De melodía oscura encontramos momentos en los que el hielo glaciar, frío, estalla y nos quema.

Y al siguiente tema casi, casi no, NO hace falta ponerle nombre. Trata de amor. Un amor contado y cantado por Los Punsetes que es todo menos romántico. Untitled nos habla de un amor que hace llorar, vomitar. Un amor que se acaba, que escuece, duele. Nos habla del amor, en crudo. El real. Y todo aderezado con guitarras que rabian.

Con un poco de mal cuerpo llegamos a Malas Tierras. A pesar del nombre, no estamos en un ‘mal lugar’ es un lugar donde ‘Todo brilla’…es aquí donde la mano de El Guincho, productor del disco, parece más evidente.

Y de Malas Tierras, que no lo son tanto con esos arreglos electrónicos made in Guincho, a un Paraíso donde perderse, esconderse.Y lo dejo por escrito. Lo único que necesito es olvidarme de que existo. Y si voy haciendo sitio, todos entran, es mejor…’ Grandes verdades, de nuevo, que entran con percusiones poderosas sin tamiz. Y estas percusiones poderosas no dejan de sonar hasta el final del disco y se van mezclando con giros melódicos que acompañan a la voz de la hierática Ariadna.

Ya vislumbramos el final del camino pedregoso de esta ‘montaña’ de Los Punsetes. Una ‘montaña’ con su correspondiente Flora y Fauna que a pesar de todo, es una canción optimista. Por lo menos, un poco más que el resto. Y es que: ‘Las cosas pueden ir siempre a peor…’. De nuevo una verdad como un templo, ‘amigos’. Y si ‘Al final siempre sale el sol…a no ser que estés muerto por dentro’, llegamos a ese final de la mano del último tema que cierra el disco. Un tema, que se abre con distorsiones. Una canción que contiene dedicatoria incluida y que es la encargada de dar nombre al nuevo y tercer álbum de la banda de Madrid. Dedicatoria al compositor, instrumentista, poeta, artista, pintor y aficionado a la micología: John Cage.No hay mejor propósito que no tener propósito, una montaña es una montaña.’ Y Los Punsetes son Los Punsetes. No hace falta decir mucho más de una banda que con su tercer disco se posiciona entre las más grandes del panorama musical actual. Pasan con nota. ¡Tenemos ganas de ese directo en el BAM, ‘amigos’!

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!