LORENA ÁLVAREZ Y SU BANDA MUNICIPAL – ANÓNIMO

Tras una maqueta y dos canciones, Lorena Álvarez y su banda municipal se aventuran con Anónimo en el mundo de la larga duración. Son asturianos, y eso se deja ver en los primeros sonidos del disco: Alba comienza con cencerros y sabor rural. El trabajo acaba de publicarse con Sones. Desde aquí se abre un camino que luego pasa a las castañuelas con Novias, canción que desprende raíces.

Lo tradicional es una constante, a veces se deja ver de frente, como es el caso de Lorena Álvarez o Victor Herrero, se me ocurre; otras no aparece tan implícito: Klaus & Kinski. Eso no quiere decir, en ningún caso, que en Anónimo no haya influencia pop, un matiz que ya se vislumbra en Manolo. Piezas cortas, claramente diferenciadas entre ellas, directas. También recuerda al cancionero asturiano, magistralmente presentado al público convencional con Lucas 15Nacho Vegas y Xel Pereda-, en esa ocasión algo más “rockandrollizado”.

Ya no me acuerdo de ti y Testamento son dos temas que siguen esa línea, eficaz, porque para ellos lo original es la vuelta al origen. La segunda de ellas desprende riñas familiares, disputas y enfrentamientos, pero mucha melancolía y resignación, aparte de una gran dosis de religiosidad.

En Anónimo no sólo hay folclore asturiano, también hay una unión de músicas tradicionales como la jota, el romance o la música sefardí. Buenos días recorre el amanecer de varios personajes, y la vuelta al tema transcendental llega con Plegaria y esa idea del abandono amoroso, tan presente en la tradición de la literatura castellana, desde la Edad Media hasta el siglo XXI. “La muerte en vida es estar contigo”.

La octava de esta colección de dieciséis temas es una de las que ya conocíamos, La boda. Narración de episodios trágicos de tradición lorquiana: bodas gitanas, jóvenes casadas…vamos, que este disco pide casi una crítica literaria. Aún así, a pesar de lo trágico, siempre es bueno recordar todo como se hace en el final de esta canción: “el sol brillaba”. Y partirse de risa, si no me creen vean en vídeo.

En Adiós y a la Virgen se nota la frescura callejera, de coros infantiles y voz sin tratamiento, como hicieran en su día Vainica Doble, uno de los grupos más influyentes y decisivos en la música pop española, como también ocurre en la canción siguiente: Pequeño saltamontes.

Sin título es una canción de contradicciones y opuestos al más puro estilo Let’s Call The Whole Thing Off. Este tema va seguido de Vieja amiga, canción que comienza con ritmo lento para acabar en apoteosis. Burro es una canción de reproches, pero hecha con empatía y optimismo, a pesar de su toque deprimente. Centro de atención es, para mí, la mejor canción del disco, hablando de autocrítica, de las caídas de las glorias y dedicada a los que no dejamos de meter la pata constantemente. Casi cuatro minutos de compasión y genialidad.

Cierran el disco Muchas gracias y Mejor acompañado. La primera es una pieza breve de regodeo en un “gracias por joderme”. La segunda, la última del disco, una balada romántica en la que quedan de manifiesto las tres líneas que definen a Anónimo: tradición, tema romántico y sentido del humor.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!