London Grammar – Truth Is a Beautiful Thing

Nuestra puntuación

8

7

Vivimos en un presente que se comporta como un futuro impostor, bandas que parecen de otro tiempo nos habitan hoy, este es el caso de London Grammar, son lo nuevo hace un tiempo ya, pero siguen representando la vanguardia, al menos, así los siguen introduciendo en muchos lados. Formados en 2009, Hannah Reid y Dan Rothmann se conocían de la Universidad, una foto en Facebook de Hannah tocando la guitarra llevó a Rothman a proponerle tocar juntos, más tarde se sumaría Dot Major, con sus teclados y tambores.

Se iniciaron presentándose en pequeños bares y clubes, hasta que en Diciembre de 2012, lanzaron el single Hey now, que integrarían en el exitoso álbum de 2013, If You Wait. Ese mismo año también armaron equipo con Disclosure en la maravillosa Help me Lose my Mind.

Con una voz sumamente singular, poderosa y profunda Reid (que no deja de remitirme a potencias como Annie Lennox, o Marie Friediksson de Roxette) es el timón de este barco, es la compositora. Además, han sido acusados de lastimeros muchas veces, pero esto parece un poco injusto, las canciones, es cierto, no podrían formar parte de tu compilado de fiesta, sin embargo, se siente cómo se ponen en juego en cada una, y las hacen valer la pena.

Después de cuatro años vuelven con Truth is a Beautiful Thing. Ya cuando Rooting for you salió como single fue recibido con aplausos y ansias de más, una canción enorme, que nos ubica en la atmósfera de este disco de paisajes espaciales, que sobrevuelan por encima de las letras. Una de las claves de la banda es ese juego de minimalismo épico.

Big picture que bien podría superponerse en un mash up con Where the streets have no name de U2, fue presentado como single y con un EP que incluía remixes de SG Lewis, Prins Thomas y Lindstrøm, Gui Borato y THRDL!FE. La calidad de los detalles y la capacidad de construir con poco, si es que la voz puede considerarse un “pequeño” recurso, se vuelven también evidentes en la hermosa Wild eyed.

Oh woman oh man, es otra de las cúspides de este disco de montañas, clásico de sus futuros conciertos sin duda, que también tuvo su EP con remixes de Tiga, DC Breaks y MK además de ser editado como single. La siguiente canción es Hell to the liers, que fue el el último single en salir antes del lanzamiento, constituido por varios climax que explotan al final.

La canción que da nombre al disco, Truth is a beautiful thing es a la vez el útimo track, cierra utilizando la fórmula de la banda: una voz omnipotente con apenas un acompañamiento de piano en este caso, casi a capella y con el truco intacto.

La edición de lujo incluye siete canciones más: Lo más interesante, una versión demo de Rooting for you, con la voz casi desnuda de Hannah y apenas una guitarra acompañando, y un cover en vivo del clásico indie Bittersweet simphony ,medio deconstruído a estos tiempos, resuelto impecablemente.

Si bien no hay grandes cambios en la propuesta de la banda, Truth is A Beautiful Thing es un buen disco, que no decepciona, y si les parece muy largo, London Grammar ha sabido utilizar los Eps y singles de manera tal que todos nos encontremos cómodos escuchando lo que viene y si no, dejándonos la opción de disfrutar solo lo que nos haya gustado.