Lindstrøm – It’s Alright Between Us

Nuestra puntuación

6

7

Se hizo esperar pero ya está aquí el nuevo trabajo en solitario del noruego, uno de los máximos exponentes del “space-disco” escandinavo. It’s Alright Between Us recoge el testigo de Six Cups of Rebel y apuesta por ritmos mucho más etéreos y envolventes que en el anterior trabajo en los que, pese a la duración de los temas, estos eran mucho más directos. Eso no quiere decir que no los haya, pero estos pivotan sobre las 3 colaboraciones que encontramos en el disco, como las de But It Isn’t, con Frida Sundemo, Shinin con Grace Hall o Bungl (Like a Ghost) con Jenny Hval.

Pero si algo puede definir este It’s Alright Between Us es la fluidez y la liquidez de los temas. De hecho, en todo el trabajo los temas se fusionan uno sobre el otro, dando esa sensación de unicidad fluida en la que cada tema va deslizándose y enredándose sobre el anterior. Pero, ¿qué podemos encontrar en lo referente al sonido de los temas? Pues lo cierto es que este disco suena mucho a atardecer y a domingo reposado, a dejarse llevar y mecerse con los ritmos etéreos y mucho más relajados. Spire, por ejemplo, con ese toque 80’s que se entremezcla con pasajes progresivos o Tensions, el tema que tiene un toque mucho más acid y un riff de sinte que se nos va metiendo en el cerebro hasta fusionarnos con la música y llevarnos, como decía Jota, de viaje por el sol. Pero sin duda, los mejores temas, son los tres en los que Lindstrøm cede protagonismo a algunas de las mejores voces de hoy en día, aunque el tema con Jenny Hval sería el más irregular de la tríada.

But It Isn’t, en el que la voz la pone la sueca Frida Sundemo, es un tema que podría encajar perfectamente en la banda sonora de Stranger Things o de cualquier disco de Space Disco de los 70, con ese bajo y esos arreglos que nos llevan a las influencias de lo que fue el estilo que reimpulsó Lindstrøm. Shinin, con Grace Hall, por otra parte, es mucho más nocturno y podría decirse que es un tema plenamente housero, pero está tan bien introducido en el conjunto del disco, que apenas nos hemos percatado del cambio de estilo que nos ha ido transportando hacia el tema.

Drift son 7 minutos de ese space disco psicodélico que tan bien domina el maestro. Sabiendo oscilar entre los diferentes matices y las diferentes ruedas rítmicas, el tema que contrasta con la nocturnidad del anterior y nos aporta de nuevo toques oníricos de mucha más claridad y luminosidad, pero con una sensación, hacia el final del tema, de que el viaje todavía tiene etapas que quemar. Es por eso que Bungl (Like a Ghost), el tema con la espectral Jenny Hval, mezcla los universos de  ambos autores y crea un tema que se recrea demasiado en las texturas etéreas y fantasmales sin acabar de destacar en ninguna de las propuestas ya que, esa fusión se pierde repitiendo los esquemas de ambos y no la creatividad, llevándonos, como conclusión del disco, a Under the Trees que es otra revisión un tono más espacial, con algún toque incluso a Tangerine Dream, de lo propuesto en la instrumentación de Bungl.

Y es el que el disco funciona perfectamente hasta Drift. Parece que los dos últimos temas estén puestos con la idea de no dejar el trabajo en 7 temas, lo que acaba lastrando este It’s Alright Between Us y dando la sensación de ser un disco incompleto. Siempre es bueno que Lindstrøm esté aportando talento y nuevas ideas, nos vamos a quejar de eso, pero seguramente esperábamos más debido a la tardanza en el nuevo material en solitario del noruego.