LEONARD COHEN – YOU WANT IT DARKER

LEONARD COHEN NUEVO DISCO

Nuestra puntuación

9

No se ha hecho esperar, no hay tiempo que perder, Leonard Cohen, a sus 82 años , nos obsequia, como nos tiene acostumbrados, con un nuevo  y exquisito trabajo. You Want It Darker es el decimocuarto disco de estudio del cantautor, novelista y poeta canadiense.

Mucho se ha escrito sobre este excepcional artista, sobre su prolífica obra y, en concreto, sobre su música, y sólo se me ocurre un adjetivo para calificarla: Sublime. Desde los  inicios de su dilatada carrera musical, allá por 1965, (ya desde 1954 se dedicaba con gran pasión a la poesía, publicando varias colecciones de poemas), Leonard Cohen mostraba lo que iba a ser las pautas principales de sus personalísimas composiciones, música intimista de guitarra acústica y temática existencial en su más amplio horizonte. Si bien, es verdad que a medida que transcurrían los años y sus discos, el repertorio instrumental  de sus conmovedoras canciones ha ido variando y aumentando con el uso del piano, secciones de viento, percusión, guitarras y coros. Del mismo modo, La voz de Cohen ha ido transformándose con el paso del tiempo hasta convertirse en su mayor seña de identidad. Una voz única, cavernosa, al mismo tiempo áspera y amable, transportadora de tensiones humanas  altamente emocionales.

Pues bien, podemos afirmar que You Want It Darker  es la, esperemos, penúltima maravilla de Leonard Cohen. Y es que, el octogenario compositor también es mortal, aunque, de sobra, su enorme obra estará viva para siempre. Además, es uno de los pocos y exclusivos músicos que mantiene desde hace casi cincuenta años el altísimo nivel de las canciones de su discografía. La prueba palpable es este nuevo álbum, repleto de sutilezas melódicas, de honduras casi espectrales, de reflexiones profundamente humanas y paisajes bellamente desgarradores. Un disco de epígrafe lúgubre que desprende también oscuridad, pero una oscuridad “coheniana”, tranquila, lenta y nostálgica. Aunque se trata de un trabajo magistral al completo, luce con esa oscura luz el tema que da título al trabajo. You Want It Darker avanza entre las sombras del anhelo humano ante lo inevitable, de la mano de unos  oníricos coros, la voz rota e inquietante  de Leonard va atrapándote hasta desembocar en la leve calma del estribillo que, al fin, sosegado, aunque sea por un instante, reza con esperanza ”…I´m ready my Lord…”. Leonard Cohen está preparado para el devenir ineludible del hombre y nos pone la piel de gallina.

Otro enorme corte del disco es Traveling light. Melancolía y nostalgia pura cantadas con el corazón que Cohen lleva en su quebrada garganta. Sus palabras viajan sobre el lírico fraseo  a fuego lento de la guitarra de textura partisana y el arrullo del coro femenino que lo consuela. Los violines nos van sumergiendo en ese estado de paz reconfortable que aparece tras una vida plena y curtida de vivencias intensas, de las que dejan huella en el alma.

Definitivamente, podríamos ir alabando y desgranando hasta la saciedad sin exagerar lo más mínimo, las canciones de esta obra maestra, como treaty, elegía a cadente piano de una conmovedora tristeza a la que sólo Leonard Cohen puede llegar. Este trabajador de las canciones, como él mismo se ha definido, nos vuelve a regalar la noble belleza hecha música y ya son cinco décadas  desde su primer trabajo discográfico, Songs of Leonard Cohen (1967), sublimándonos con su excepcional música y adentrándose en la espesura de los sentimientos universales,  las relaciones personales, el aislamiento del ser humano lúcido y sensible, el controvertido lenguaje de la sexualidad, los misterios religiosos y, en su primera época, los problemas políticos de la sociedad.

Canciones como Sussane o take this waltz  son eternas y de una belleza casi hiriente. Leonard Cohen y su obra son el último reducto del arte más sagrado y, aunque el fin pueda estar cerca, su  incomparable y abrasiva voz nos hará suspirar hasta el fin de los tiempos.