LCD Soundsystem – American Dream

Nuestra puntuación

7

Tras su despedida en el Madison Square Garden en 2011 con un par de conciertos y colaboraciones como las de Arcade Fire, LCD Soundsystem regresan a los estantes de música y listas de éxitos con un nuevo LP compuesto por una decena de pistas.

Tras su ruptura de un lustro de duración, fue el propio James Murphy quién tuvo que anunciar el regreso en 2015, acogido como una traición por muchos de sus fans, y que desembocó en un largo post en Facebook de la mano del cantante declarando como “inesperada” tal reacción. Un año más tarde insistió en que LCD Soundsystem no había terminado y su esperado regreso ha sido más que sorprendente.

Murphy siempre ha intentado un hueco entre la fama aparente de las listas de hits, llegando a declarar su deseo porque uno de sus trabajos llegase al número uno. Y así ha sido. American Dream roza el éxito pese a su carencia de presentación aparente. Probablemente su portada sea lo menos pensado del disco, con un fondo digno de cualquier fotógrafo amateur y el rótulo de la banda hecho gracias al Paint. Aun así, merece la pena darle la buena al embalaje y observar que entre las 10 canciones que presenta el tracklist se supera la hora de duración, casi setenta minutos de hecho. Esto lo convierte en el disco menos voluminoso pictóricamente pero el más largo publicado en su discografía.

American Dream retoma ese carácter electro-punk de LCD Soundsystem totalmente. Podría haberse tratado la utopía aparente por su título o incluso dar un carácter más histórico a las letras, pero el tema en cuestión se acerca más al desarrollo de una vida de buenas intenciones y trabajo duro que finalmente concluye en un desastre. Vuelven los tópicos sobre mortalidad, envejecimiento y amistad característicos de Murphy dando tintes grises a un “sueño americano” con ritmo electrónico.

El grueso del álbum dura aproximadamente 28 minutos y queda localizado entre el quinto y octavo tema. How Do You Sleep? habla de la traición personal y “bucear” en el mundo de la cocaína en nueve minutos, en Tonite se rifa la sátira y la mortalidad a partes casi iguales en casi seis, Call The Police suena a Bowie diagnosticando la enfermedad de nuestra cultura y American Dream es la perfecta homónima sin duda. Buena duración con una base electrónica densa, estilo Kraftwerk, lenta cual balada y de una temática que gira entre envejecimiento, relaciones y drogas. Un resumen no sólo del concepto que pretendían transmitir sino de las otras nueve pistas del LP.

Cierran el trabajo con Black Screen, una de las canciones más largas de su carrera y la de mayor duración del disco que plantea la exitosa duda de este trabajo. Para muchos será bueno y para otros malo, pero es el más exitoso de la banda y le falta algo. Es el esperado regreso y está a la altura, pero no supera  sus predecesores en innovación, y más contando con tantos años de brecha para su desarrollo. Quizá el hecho de que una entrada de concierto esté casi ligada con la venta de un disco han ayudado su ascenso entre listas de éxitos. Cabe destacar por último que sin duda mantiene la línea de cualquier trabajo firmado por LCD Soundsystem y que su duración no es para nada reprochable pues da más de una hora de contrastes, buenas melodías, pasión interpretativa y altibajos musicales en definitiva.