LA CASA AZUL – LA POLINESIA MERIDIONAL

Mucha gente, muchísima, conoce a La Casa Azul desde hace cuatro años con su intento fallido de llegar a Eurovisión aquel año de Chikilicuatre y su disco La revolución sexual pero el caso es que Guille Milkyway, padre de este proyecto musical que inició como grupo cuyos integrantes eran actores al más puro estilo Amo a Laura (canción que por cierto es también de Guille), lleva 3 discos a sus espaldas y múltiples colaboraciones musicales tanto en la televisión como en el cine (con Goya incluido por su canción Tu también) durante más de 10 años de carrera.

Yendo al terreno más personal, para mí hablar de La casa azul  es hacerlo de una pequeña parte de mí, de un grupo que descubrí hace ya unos cuantos años (siempre parece que son menos de lo que realmente son y es entonces cuando dices, uffff) y que me ha dado grandísimos momentos musicales hasta el punto que el nombre de este blog está extraído de la letra de una de sus canciones. Dicho esto, podéis pensar que esta va a ser la crítica más subjetiva de todas las que he hecho pero la verdad es que creo que no es así. Precisamente cuando uno valora algo o a alguien, como en este caso musicalmente hablando a Guille Milkyway, le exige más que a nadie o al menos eso he hecho yo con su nuevo disco, La polinesia meridional.

En este disco Guille no busca evolucionar, ni mucho menos dar un vuelco a su sonido, sino perfeccionar ese sello de identidad que es su música pop alegre y sencilla homenaje al sonido disco de los 70 y especialmente a la música japonesa de por entonces. Con ese objetivo en mente ha compuesto temas llenos de las tristezas del día a día del siglo XXI en el mundo occidental (estrés, inseguridad sentimental y miedo a madurar) envueltas por unas melodías tan simples como positivas y pegadizas que ayudan a verlo todo desde otro punto de vista mucho más alegre.

Negar que esta música gira entorno a una producción excesiva y llena de sonidos enlatados que parecen sacados de una serie de dibujos animados sería absurdo, pero también lo sería (y con un resultado peor, creedme) quedarse en esa capa exterior y no sacudirse de prejuicios para darle una oportunidad a un disco superbailable y divertido como pocos con canciones como la que abre el disco, Los chicos hoy saltarán a la pista, ¿Qué se siente al ser tan joven?, Europa superstar con la crisis de fondo como temática o la que para mí es la mejor canción del disco y una de las mejores de su discografía con una base muy discotequera Colisión inminente (si os conseguís sacar el estribillo de la cabeza me avisáis). Pero no solo hay temas llenos de color y alegría, también hay otros como el que da nombre al disco, La polinesia meridional, canción tranquila melódicamente redonda que te transportan a una imaginaria puesta de sol o La vida tranquila, con una letra genial donde Guille se sincera con sus manías y con la genial colaboración de Silvia del grupo Niza.

En definitiva, uno de los discos que más he estado esperando desde hace tiempo y que pese a los continuos retrasos que ha sufrido en su fecha de lanzamiento, cumple con creces con las expectativas que en mi caso eran muy altas tratándose de quien se trata. Un disco que funciona como evasión, una maniobra de escapismo de nuestras oficinas a un mundo sencillo y feliz.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

  • Pingback: LA CASA AZUL - LA POLINESIA MERIDIONAL (VÍDEO) | CrazyMinds. Música indie.()

  • Pingback: La Casa Azul y !!! se unen al cartel del Santander Music Festival | CrazyMinds. Música indie.()