L.A. – King of Beasts

Nuestra puntuación

7

Lanzar un álbum como King of Beasts (2017, Sony) debe ser uno de los desafíos más grandes a los que se ha enfrentado Luis Alberto Segura, líder y alma de L.A. El quinto trabajo de estudio del músico mallorquín se acerca con descaro y sin complejos al terreno de la música más comercial (o mainstream si se prefiere) y apta para un público  más amplio.

Y esto no es para nada malo, y es que L.A han sabido tomar esta dirección de forma correcta, cuidando al detalle la instrumentalización del disco y manteniendo la esencia que desprendían sus primeros trabajos. Esto queda perfectamente plasmado al principio del álbum, con  Leave it All Behind. Escuchas guitarras y sintetizadores, pero  en el momento en el que entra la voz de Luis Alberto sabes que L.A no han cambiado tanto. Hay frases más pegadizas y coros que aspiran a dar fuerza al directo (como en Where the Angels Go) , pero todo dentro de los parámetros del grupo.

En alguna entrevista, Luis Alberto aseguraba que no le importaba que su música diese un giro hacia el mainstream y que encajase mejor en lo que suele sonar en las principales radios. Además, él mismo se ha encargado de la producción del disco, algo que seguramente la habrá dado la libertad a la hora de elaborar un trabajo que se ajustase mejor a sus intenciones. Pero no ha estado solo, ya que ha vuelto a trabajar con Toni Noguera, que ya produjo Heavenly Hell (2009, Universal).

Esta colaboración es seguramente lo que ha hecho que King of Beasts sea un álbum sensato, que se aleja de esa esencia americana que emanaban sus últimos trabajos (sobre todo From The City to the Ocean Side) y vuelve a los sonidos de su origen pero con un nuevo giro innovador. Prueba de ello son Helsinki y Wind, dos temas que son carne de hit pero que conservan ese toque tan característico que da la voz de Luis Alberto Segura a sus composiciones. También es remarcable la dupla Suddenly – Sound City y Suddenly – Reprise, dos de los temas más lentos y cargados de sentimientos que hay en el álbum.

King of Beasts abre una etapa completamente nueva para L.A. Es muy probable que el álbum sume seguidores a la trayectoria de los mallorquines (y le cueste perder alguno, siempre pasa). Será interesante ver la puesta en escena de este nuevo trabajo tanto en salas como en festivales y la deriva que pueden tomar sus antiguos temas ahora que el cambio de sonido parece irreversible.