KLAXONS – LANDMARKS OF LUNACY

KLAXONS - LANDMARKS OF LUNACYTiendo a desconfiar de los discos con un tracklist muy grande. Con 10-12 canciones yo me doy más que por satisfecha. Tirando de uno de los tópicos más manidos, “las mejores esencias vienen en frasco pequeño”, y estoy de acuerdo. Un disco con 20 canciones mosquea. Y mosquea porque te hueles que no pueden ser 20 temazos, sino que habrá más de uno, de dos y de tres temas –y probablemente la mitad del disco- que no sean más que temas de relleno, que están en el disco pero que bien podrías haber pasado sin ellos. Son esas canciones que ni los propios artistas cantan cuando dan un concierto, y muy pocos asistentes las echan de menos.

Es por esta razón que valoro bastante las canciones y los EPs que últimamente están regalando algunos grupos en sus webs. Poquitas canciones, que probablemente nunca habríamos escuchado porque no tienen cabida en un largo, pero que suelen concentrar la esencia del artista; son canciones hechas sin presiones, por el mero placer de hacer música y, muchas veces, ofreciendo una faceta no tan conocida del músico en cuestión.

Uno de los grupos que se han subido al carro de esta tendencia es la banda inglesa Klaxons que, aprovechando que era Navidad, dejaron de regalito en su web (www.klaxons.net) un EP llamado Landmarks of Lunacy, compuesto únicamente de 5 canciones.

Vaya por delante el hecho de que a mí Klaxons es un grupo que no me gusta en absoluto. No puedo dar una razón concreta, pero con sólo escuchar una canción, algo chirría y abandono. Escuchar sus dos CDs en una sola tarde y para poder opinar con conocimiento de causa me ha supuesto una ardua tarea, porque hasta ahora sólo había escuchado canciones sueltas que, como se suele decir , “ni fu ni fa”. Pero si uno quiere hablar de la música con fundadas razones, tiene que oír de todo, así que no me he podido resistir a escuchar el EP, para ver dónde iban los tiros, y si me iba a causar tanta pereza escucharlo como me causan sus dos LPs.  No lo ha hecho. Y es curioso, porque estas 5 canciones son todo lo contrario a los dos largos que tiene Klaxons por el momento: canciones sosegadas, menor presencia de guitarras y sintetizadores, con un mayor peso de las voces… Mi favorita, Wildeflowers, una canción para escuchar tumbada en la cama con los cascos, disfrutando de cada nota y de cada estrofa.

Para los que están acostumbrados al sonido marca de la casa, estas canciones pueden resultar sosas, porque no tienen esa fuerza ni la garra de la que suelen hacer gala. Pero nos están dando a conocer una faceta menos común en estos chicos, que les da margen para no encasillarse. Como ellos mismos explican en la web, los temas nacen en 2008, durante tres semanas que pasaron durmiendo de día y creando de noche en los estudios Black Box. Califican esos momentos de “mágicos”, y ese rollito entre místico y experimental que suele nacer de las largas noches en vela dan lugar a 5 canciones que, no vamos a negarlo, tampoco son una maravilla que te deja [email protected], pero te permite conocer una faceta más relajada y distendida de Klaxons.

Como experimento, está bien, pero no es ni mucho menos una obra maestra. Pero que sea un regalo les hace ganar puntos entre sus fans de toda la vida y llama la atención de otros que, como yo, pasamos de ellos. Ojalá muchos artistas se dieran cuenta de que estas iniciativas son las que fidelizan a los consumidores de música y consiguen que los conciertos se peten.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

Escrito por
Más de María Romero

Flor Braier: Un nuevo talento con sabor a albaricoque

Con la suavidad de la piel de un melocotón, la efectividad de...
Leer más