KISHI BASHI – LIGHGHT

Kishi Bashi está de vuelta (no confundir con el mítico juego arcade Bishi Bashi), aunque algunos quizás ni os hayáis enterado de su llegada al mundo de la música. Pues ya toca darle bola a Kaoru Ishibashi, músico de origen japonés nacido en Seattle, con excepcional talento y dos discos bajo el brazo.

Las melodías que compone e interpreta reflejan una clara influencia en la música clásica, rama de estudios en la que se centró durante su juventud, permitiéndole dominar el violín y varios instrumentos más. De hecho, ya ha sido violinista para Regina Spektor y Of Montreal, entre otros. Formó un grupo llamado Jupiter One en 2003 que nunca acabó de despegar. Pese a seguir en activo, los miembros están más centrados en proyectos personales, como es el caso de Kishi Bashi y su segundo disco Lighght (pronunciado Light) recién salido a la venta a través de su web.

Su primer álbum se lanzó en el 2012, se llama 151a y pudo ver la luz gracias a personas como tú que aportaron su granito de arena a través de Kickstarter, una plataforma de crowdfunding donde la gente pone dinero de su bolsillo para impulsar proyectos que les atraen. A cambio suelen recibir algo del artista. Kishi Bashi se puso como objetivo recolectar $12.000. Sin embargo, en tan solo tres semanas ya había conseguido que los usuarios aportasen $25.000. Al parecer, la gente quedó encantada con su música (yo fui uno de esos).

Las emociones son el alma máter en la música de Kishi Bashi. En 151a, casi cada canción transmite y evoca sensaciones indescriptibles mediante unos excelentes acordes, ya sea con un ritmo más apacible o un choque frenético, no deja a nadie indiferente. En Lighght, Kishi Bashi sigue ese mismo recorrido emocional pero con un punto más melódico y alegre. Este es un disco en el que ha logrado mostrar su cara más creativa e ingeniosa. No solo conecta de inmediato con el oyente, sino que además es capaz de serenar lo psicodélico y darle sentido. Canciones aparentemente complejas que entran como un soplo de aire fresco. Incluso es capaz de sacarle partido a su voz. No canta de maravilla pero sabe cómo aprovechar sus falsetes agudos para que suenen en armonía con sus creaciones musicales. Todo esto se ve enriquecido por letras conmovedoras.

No sé con certeza a qué hace referencia el título del disco, pero lo seguro es que durante 37 minutos Lighght te hará sentir más ligero. Tampoco vale la pena destacar ciertas canciones, se podría hacer pero le quita encanto al asunto. Al que le guste el estilo de Kishi Bashi es muy probable que goce del disco en su plenitud sin tener que elegir temas concretos.

Tiene gira europea recién anunciada, por desgracia y sin ser sorpresa, España no figura entre los destinos agraciados por su presencia. Tocará esperar un poco más o desplazarse.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8,5/10

Escúchalo aquí: