KINGS OF LEON – WALLS

Nuestra puntuación

9

8

Con su séptimo álbum, Walls, Kings of Leon han buscado una evolución musical, algo que no ha conseguido borrar la identidad de la banda, la que les ha hecho tan grandes. En 2008, con su cuarto álbum Only By The Night llegaron a lo más alto de las listas de éxitos con los temas Sex On Fire y Use Somebody. Después llegaron Come Around Sundown en 2010 y Mechanical Bull en 2013. Y con todo esto también llegó el gran éxito de masas y siete nominaciones a Premios Grammy -de los que ganaron tres-, pero también llegaron las críticas de muchos antiguos fans, acusando a  la banda de volverse demasiado comercial.

Quizás el conjunto de Nashville (Tennessee) debido a una auto complacencia y el apego a su ciudad natal, se acomodó un poco a la hora de elaborar sus discos. El vocalista Caleb reconoce que se habían estancado. Kings of Leon se dieron cuenta que tenían que abandonar su zona de confort para buscar un nuevo sonido. Fue entonces cuando la banda formada por los Followill, decidió modificar por completo su rutina, se mudaron temporalmente a Los Ángeles y grabaron allí con Markus Dravs (Arcade Fire, Coldplay) a la producción. En la gran ciudad californiana ya habían producido sus dos primeros álbumes.

Walls nos trae un total de diez temas, cuatro de ellos fueron adelantos del disco, Reverend, Around The World, Waste a Moment y la que da titulo al álbum; Walls. El track uno, Waste a Moment, que también fue el primero en ver la luz, es una pieza de pop/rock alegre y ambiciosa, de esas que hacen cantar y botar estadios enteros, buscando claramente un nuevo Sex On FireReverend, el segundo corte, fue el último avance antes de la publicación del disco completo y es uno de los que refleja una evolución. La canción se trata de un homenaje a Blaze Foley, un artista country quien tras una trágica vida falleció por un disparo.

Le sigue en el tracklist el tercer adelanto que tuvimos, Around The World, un coqueteo con el funk con unos riffs de guitarras muy a lo jangle pop.El otro gran tema para tener en cuenta en un futuro próximo es Find Me. Tres canciones quizás no tan llamadas al éxito pero que contienen toda la identidad de la banda son Over, Eyes Of You y Wild.

Muchacho y Coversation Piece son los dos temas mas calmados conjuntamente con Walls, con el que el álbum llega a su fin. El cierre, que fue el segundo avance, es una melancólica e intensa balada de rasgos country con una instrumentación sencilla, guitarras acústicas y acordes de piano, ideal para despedir el disco al que da nombre, de una forma envolvente y cautivadora. Es entonces definitivamente, como dice el estribillo, cuando caen los muros (“When the walls come down”) y nos han vuelto a conquistar con su séptima obra de arte. Un álbum mas personal, maduro, con brillantez y frescura y con una gran evolución que permite dar continuidad a su identidad.

Seguramente no soy del todo objetivo al juzgar a esta banda, -sin duda una gran  referencia para un servidor- pero tras las primeras escuchas del disco apuesto por un consenso muy favorable de todos sus fans, decepcionados o no anteriormente. Un álbum muy íntimo y atrevido, que nos aporta muchos registros y conserva la esencia de la banda pero sin quedarse estancados. En el disco está su rock sureño, potente pero más suave que en los primeros discos, también temas más pop y bailables y canciones mas lentas con toques country. A ellos se une la intensidad que aporta la voz de Caleb y sus letras de sentimientos de desamor, confesiones dolorosas y pensamientos pesimistas de relaciones amorosas. La banda familiar de Teennessee demuestra que pueden seguir sumando seguidores y ventas a 18 millones de álbumes y 24 millones de singles vendidos en todo el mundo desde su debut en 2003.