KIDS OF 88 – SUGARPILLS

KIDS OF 88 - SUGARPILLSSi interpretamos el nombre del dúo como una definición de quiénes son no iremos muy desencaminados. Estos dos “kiwis” de Nueva Zelanda de apenas 22 años y nacidos en 1988 tienen a su país rendido. Su canción Just a Little Bit ha sido premiada en las antípodas como la mejor canción y el mejor video del año. Pero Nueva Zelanda no es Europa, entonces, ¿por qué esa expectación por Sugarpills?

El álbum empieza fuerte. Ribbons of Light es un viaje psicodélico a lo más profundo de la electrónica y del eclecticismo musical al más puro estilo Ladytron. Fácil entrada. Es entonces cuando aparece la ya mencionada Just a Little Bit, una canción rompedora de caderas y que te obliga como mínimo a levantar el pie y a seguir el ritmo, porque es fresca, rápida y con claras reminiscencias a los inicios más auto enterrados de los belgas Soulwax. Muy cuidada en la forma, pero directa en el fondo. Cotton Mouth y Downtown nos hacen pensar en Goldfrapp, parte de culpa tendrá.

Parece que esto va en serio. Everybody Knows peca de repetitiva y de canto a MGMT pero es entonces cuando My House irrumpe. Un llenapistas, un hit al otro lado del globo que amenaza con llenar las mejores discotecas de Europa y apabullar la red con remixes, confío en que no se quede en eso exclusivamente. Con un ritmo fuerte y tono pegadizo made in The Ting Tings hacen del álbum el momento álgido. Estribillo fácil, voz rota y facilidad de ritmo, gusta de primeras, sí o sí, buscan que bailes.

La segunda parte del álbum entra en una espiral reñida entre Apollo Four Forty y Out Hud. El ritmo baja en Apart of You, que pasa inadvertida por el ritmo frenético precedente, pero que se acaba haciendo un hueco por méritos propios, y se agradece, es chill de mucha calidad, seguida de San Fran, bien elaborada pero bastante groove. Acaban con Feed the Birds, con protagonismo de sintetizador y SQRL, que aumenta de revoluciones hasta un intento de final digno. Aquí pecan de ingenuidad, pero el buen sabor de boca de esta “dulce píldora” es difícil de quitar a estas alturas. Estos dos chicos se compenetran (amigos desde el milenio pasado), y nos hacen pensar que la apuesta de Sony por ellos no es un suicidio.

En definitiva, no inventan nada nuevo, Cut Copy ya estaban antes y Talking Heads más aún, pero lo hacen bien y eso es importante, les gusta y no tienen reparos en mostrarlo. Tienen una estética muy trabajada en sus videos con protagonismo femenino, y con introducción de 3D incluso, es decir, puro marketing. Se suman al carro de jóvenes amantes del electropop con ganas de revival de los 80 como Locnville o La Roux. Esperemos que estos niños sigan creciendo…

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10