Kele Okereke – Fatherland

Nuestra puntuación

6

7

En este mes de octubre, nuestro viejo conocido líder de Bloc Party, Kele Okereke, sacaba a la calle su tercer disco en solitario, en sus dos anteriores discos, The Boxer y Trick , solamente figuraba como Kele.

La trayectoria de Kele en solitario ha sido algo más que errática, desde que el líder de Bloc Party compaginara su carrera en solitario con su antigua formación, el cantante de treinta y seis años, en sus últimos trabajos no ha sido todo lo brillante a los que nos tuvo acostumbrados con su grupo, sus coqueteos con electrónica y el dance no obtuvieron buenas críticas. Quiso conquistar un espacio en el que no cabía y al que no aportó la calidad necesaria; además generó un gigantesco salto musical a los admiradores de Bloc Party, seguidores del post-punk/indie-rock del grupo (Block Party te echamos de menos…) para pasar a la electrónica; claro que estamos de acuerdo en que es enriquecedor que los músicos se vean influidos y evolucionen con otros estilos musicales pero desgraciadamente Kele en estos casos no acertó.

Ahora Kele, en Fatherland, cambia de registro musical para pasarse en su disco mayoritariamente al folk. Parece ser que la paternidad le ha hecho cambiar de estilo y las canciones del disco hablan de cómo era él antes de ser padre, de sus relaciones familiares y afectivas. Una parte de su último trabajo puede ser como un cuento musical para Savannah (su hija), Kele también viaja con sus ancestros a la cultura Yuruba en canciones como Road Ibadan o Yemaya. En este disco ha contado con las colaboraciones de Olly Alexander, de Years & Years, y de Corinne Bailey Rae, los primeros temas como adelanto de Fatherland fueron Yemaya y Streets Been Talking.

Overture como su nombre indica es el tema que inicia la obertura del disco, breve y prescindible… Lo mejor: A destacar Yemaya: una de las mejores canciones del disco donde la guitarra y los violines acompañan a Kele cantando a Yemaya, diosa del mar y de la fertilidad para la cultura Yuruba. Este tema se disputa con Portrait el título de mejor canción de Fatherland, difícil elección, mejor que lo decidáis [email protected] al escucharlas. En Streets Been Talking, Kele, de una forma agridulce, canta al amor y consigue poner a este tema por encima de la media del resto del disco. Un gran acierto sin duda en Versions Of Us al colaborar con Corinne Bailey Rae que aporta con su voz la dulzura necesaria para que este tema acabe siendo una de las canciones más bonitas del LP.

You keep on Whispering his Name es de los temas que también pasan el corte del aprobado junto con Grounds for Resentment, pop optimista, donde el piano es casi el instrumento principal en el que está presente la colaboración de Olly Alexander, ambos cantan al fuerte imán que suponen los amantes y lo difícil que siempre es separarlos.

Do U Right y Royal Reing resultan de los temas más prescindibles del disco junto con la pegajosa Savannah, (dedicada a su hija) demasiado edulcorada. Como curiosidad queda Capers, una canción cabaretera propia de los años 20, tema que te recordará a aquellas películas de gansters y a la ley seca (de las peores leyes que se pueden sacar por cierto)

Fatherland no es un disco sobresaliente, pero se deja escuchar bastante bien y si eliminamos algunos temas de relleno, aunque pierda peso, gana en consistencia y Kele demuestra que puede y sabe hacer mejor las cosas, Kele por favor… sigue por este sendero.