KAISER CHIEFS – EDUCATION, EDUCATION, EDUCATION & WAR

Pánico cuando hace dos años Nick Hodgson abandonó la formación. Extraño puede parecer, tratándose del batería, esa figura en muchas ocasiones denostada. Pero es que Nick era además el compositor. Ahí la cosa cambiaba. Ahora, en su primer trabajo sin él, la cosa, o el sonido en este caso, no cambia nada.

Y no cambia nada porque Kaiser Chiefs mantiene el mismo tono que en sus álbumes anteriores; el mismo incluso que el que ha tenido a lo largo de su carrera. Pop-rock con ínfulas de punk pero con cuerpo de brit-pop. Es decir, canciones de guitarras rápidas y letras antisociales. Pero esta vez suenan a refrito de sí mismos, anodinos y sin alma. Es más, su single de lanzamiento, Coming Home, es un medio tiempo vacío, con un estribillo insulso y sin nada más que aportar.

Y eso que la cosa no empezaba mal con The Factory Gates, una canción muy Kaiser Chiefs, rápida y entretenida aunque sin chispa. Esa chispa que a lo mejor tenían en Ruby o I Predict a Riot, pero de la que ahora carecen. Se mantienen en el inmovilismo musical que siempre les ha funcionado, pero que ahora, o más bien desde 2011, les empieza a condenar a una clara tendencia hacia abajo desde que publicaran su último trabajo destacable allá por 2008 Off With Their Heads.

Canciones de festivales, con estribillos para corear, como en Ruffians On Parade o Cannons, pero otras soporíferas como Meanwhile Up in Heaven o Roses, corte que cierra el álbum de diez canciones. Rescatables son los riffs de One More Last Song, y paremos de contar.

En definitiva, el trabajo que presentan los británicos es una continuación de su sonido, con algún que otro medio tiempo de más, pero sin ese aroma pegadizo que desprendían en sus inicios. Canciones que pasan sin más, que no aportan nada nuevo que no hayamos escuchado ya de Kaiser Chiefs, pero con el agravante de esa pérdida de espontaneidad que mostraban antaño. Bien es posible que a los más fans de la banda pueda enganchar por haber salvaguardado, en parte, la esencia de la formación. Pero a buen seguro será un álbum que no convencerá para nada a los que buscaban algo diferente, o a los que tenían esperanzas de subirse, por fin, al carro de Kaiser Chiefs.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 3,5/10

Escúchalo aquí: