JULIÁN MAESO – ONE WAY TICKET TO SATURN

A Julián Maeso quizá le ha perjudicado demasiado ver su nombre siempre acompañado del apelativo “exorganista de The Sunday Drivers”. En solitario, el toledano ya dejó un buen sabor de boca con el considerable Dreams Are Gone, doble CD donde ponía el ojo en la música norteamericana más melancólica, intensa y emocional. Por ello, el giro con One Way Ticket To Saturn es notable. Más dinámico, más inmediato y también más certero, el nuevo álbum de Maeso muestra a un músico repleto de facultades, algo que ya sabíamos perfectamente, y ahora sobrado de inspiración y clase como para ser conocido ya sólo por su nombre y apellido.

Porque en su escapada al planeta de los anillos, Maeso ha llenado su maleta con un excitante equipaje de funk, rock, jazz y country y viaja además con una actitud más inconformista, optimista y valiente, como si quisiera dar un paso hacia adelante. “Let’s have a dream” canta en el primer verso de la inicial I Must Have Been Dreaming, vigoroso comienzo con el sonido funky que se respira por todo el álbum. Aunque quizá sean los sensacionales siete minutos de One Way Ticket To Saturn los que mejor reflejan su pasión por el funk más ardiente.

Maeso no duda y se mira en los mejores espejos, en los de los clásicos. Se palpa el espíritu de James Brown, pero también el rock de Led Zeppelin en el comienzo tan Moby Dick de la rotunda Someday Maybe Someday. Las guitarras dobladas de The Allman Brothers Band resuenan en Leave It In Time, ligera y brillante, de los mejores cortes del disco. Tampoco conviene restar mérito a los acompañantes de su viaje, pues no va solo, y las colaboraciones de Sergio Fecé (en la producción) y de Lyndon Parish (también ex de The Sunday Drivers), Ken Stringfellow (The Posies) y Aurora García (Aurora & The Betrayers) añaden calidad al resultado final

No obstante, prevalece la seña identidad de Maeso, su matiz inconfundible: el sonido de su Hammond por encima del bien y del mal. Sea con un vibrante solo en Leave It In Time o, por el contrario, con un toque mucho más jazzy en Get Ready, Get Strong, donde Maeso parece sumergirse en la atmósfera viciada y viciosa de un pub de madrugada, su dominio sobre las teclas sigue siendo indiscutible.

Hacia el final sobresale el juego de guitarras What About Sad John, una atractiva canción folkie que tanto gustaría a Josh Rouse, y, sobre todo, la bomba que cierra el álbum: una sorprendente y magnífica versión del clásico de Sam Cooke A Change Is Gonna Come, que en manos de Maeso se convierte en una auténtica fiesta cargada de ritmo de energía. Variado, estimulante y adictivo, One Way Ticket To Saturn debería ser la prueba concluyente de que Julián Maeso va muy en serio y que su propuesta brilla con luz propia y original dentro del a menudo encorsetado panorama del indie español.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7.5/10

Escúchalo aquí: