JOAN AS POLICE WOMAN – THE DEEP FIELD

JOAN AS POLICE WOMAN - THE DEEP FIELD“El album más alegre de su carrera”. Así es como la propia cantante ha bautizado este tercer álbum, titulado The Deep Field.

Tras realizar colaboraciones con artistas de la talla de Scissor Sisters, Sheryl Crow, Lou Reed o Guillemots, entre otros, y llegar a formar parte durante una época de Antony and the Johnsons, Joan Wasser asegura que está en una etapa de su vida en la que deja la reflexión y se enfrenta a aquello de “doing instead of thinking” (“actuar en vez de pensar”).

Según las interpretaciones de la propia artista, en este disco se ha sentido más cómoda. Su teoría se basa en que “cuanto más descubres lo vulnerable que eres, más libre eres. Cuantos más discos grabas y más débil emocionalmente consigues llegar a ser, más cómoda te encuentras con la música, con la vida”.

En este nuevo debut, se han introducido sonidos frescos y sobre todo nuevos músicos (bajistas), que le han dotado de mayor ritmo a las composiciones.

The Magic es la carta de presentación a este nuevo ritmo “chulesco” que Joan enseña con un peculiar videoclip donde hombres musculosos le ayudan en sus quehaceres. ¿Será que algún nuevo amor ha llamado a su puerta?

Suposiciones aparte, el videoclip no pasa desapercibido. Su  voz se me asemeja increíblemente a Adele. ¿Será amiga suya? En este disco, la evidencia de los tintes soul corre a cargo de I Was Everyone, canción que cierra el disco.

Lo que es indudable es la influencia de la música negra (soul, jazz…) en su música. Ella misma ha reconocido su eterna devoción a Stevie Wonder y Marvin Gaye.

El carácter directo y decidido toma forma en canciones como Nervous o The Action Man. Su identidad antónima (calmada, melancólica y reflexiva) es latente en temas como Flash o Forever and a Year. Los agudos de esta última me recuerdan mucho a los de Antony and the Johnsons. ¿Habrá tenido un flashback de su época como integrante del grupo?

En Nervous sí que veo cierta influencia africana, natural. Empieza con percusiones y tambores. De repente, una guitarra a modo de “Lenny” rompe esta experiencia mística y ella repite aquello de “And I´m not used to it”. Sigo con mi teoría de que está pasando un momento emocionalmente fuerte en su vida. La gota que colma el vaso es: “I want your face…inside my mind” (¿le habrá costado enamorarse tras su triste final con Jeff Buckley?).

Respiramos todavía ese misticismo en Flash. Sonidos psicodélicos, un aparente monje budista que sigue en paralelo las letras…

Además, hay que descatar que se ha hecho una gran labor gráfica. La portada del disco se relaciona perfectamente con estos nuevos coros a modo de “africanismos” que fortalecen la naturalidad de sus letras. Ejemplo de ello es The Human Condition, tema idóneo para un atardecer en la playa.

“Quiero que te enamores de mí”. Esta frase que tanto bombo ha dado a los medios de comunicación es con la que concluyo esta reseña. Ahora bien, ¿te enamorarás de ella? Yo ya he caído.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10