JAMAICA – NO PROBLEM

JAMAICA - NO PROBLEMPodría calificar el estilo general de Jamaica como pop-rock suave, o no muy estridente, de este rapidito y guitarrero, tirando a los ochenta, con canciones estupendas, pegadizas, algunas de ellas hasta adhesivas, con las que no puedes dejar de bailar, así que sí, es posible hablar de música audible con placer. No Problem es el primer trabajo de este dúo parisino, en el que la participación de los ingenieros de sonido y productores tanto de Justice como de Daft Punk ha sido crucial, evidente tanto en el sonido como en el tono de muchos de sus temas. Es como viajar en el tiempo arriba y abajo, algunas cositas de aquí y otras de allá, pero desde luego, canciones imposibles de no bailar y tararear, tanto por el ritmo como por las melodías. Tal vez demasiado cerca de un power-pop que podría ser oído en las emisoras más comerciales y aceptado por gente con un gusto musical poco amplio, pero se han movido por circuitos más alternativos y aquí los tenemos. Es uno de los ejemplos que a veces me hacen pensar en quién decide quién escucha qué. Algunos casos vienen dados por el mismo estilo de música, pero otros parece que están más relacionados con la distribución o representación, al menos esa impresión me da con este disco y no es el único. No significa que piense que es malo, pero da de sí para reflexionar sobre las etiquetas musicales, no sólo las de los demás, sino también sobre las propias.

Siguiendo con el LP, es innegable que hay algunos temas muy escuchables de estos que da la sensación de que permanecerán en el tiempo.

Muy destacable, de hecho la más, I Think I Like U2, segundo corte, que he oído en las pistas de baile más indies del momento, con gran éxito por parte del público, imposible oírla y no moverse. El resto de las canciones tienen un tono muy similar, aunque alguna hay más pausada. Jericho, cuyo principio parece una mezcla entre guitarreos de AC/DC y Daft Punk; lo sé, suena surrealista, pero ha quedado estupendo y muy escuchable. Otras canciones importantes, Gentleman, como sacada de otra época por los arreglos de cuerda que recuerdan al principio de alguna serie de los ochenta, no muy acertados para mi gusto, The Outsider, con estribillo y guitarra potentes, así para variar, By The Numbers, muy movida con guitarra memorable, She’s Gonna, que parece un single de otra época o Cross The Fader, tan llenapistas como algunas del resto.

Todo el LP me hace pensar que debe de ser divertidísimo y muy de saltar y pasarlo bien verles en directo, aunque tal vez les haga falta una segunda entrega y variar el repertorio, no demasiado amplio de momento. Inevitable encontrarles ligeramente repetitivos y dan ganas de cambiar de estilo cuando llevamos oyéndolos un rato, tal vez porque son exclusivos de fiesta, o por su técnica, tan poco variada. Pero, como ambiente de celebración o en días en los que estemos propensos al baile y al cante fácil, imprescindibles.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10