JAGWAR MA – EVERY NOW & THEN

Nuestra puntuación

7

8

El fantástico debut de Jagwar Ma (Howlin, 2013) pasó más desapercibido de lo que se podría haber esperado, llegando tan secundado como lo hizo por publicaciones internacionales de lo más reputadas. Por suerte para los australianos, a lo largo de su gira, que tuvo incontables fechas (tocaron el Primavera Sound 2014 y todavía este año pasaron por Bilbao) fueron ganándose un nombre con su directo más progresivo y bailable. Ahora como consecuencia conceptual de la gira, de estos tres años de progresión y de los propias ideas de sus miembros –que no nos engañemos, no han cambiado mucho- nos llega Every Now & Then.

En su segundo largo Jono Ma y Gabriel Winterfield suenan más que nunca a todas las referencias que la prensa les achacaba por 2012. El revival del Madchester y sus ramas más movidas es evidente, pero, cuando se salen de las secciones más tropicales y exóticas se dejan caer con sencillez en un pop muy plácido y poco rebuscado. Jagwar Ma vuelven así a hacer otro álbum divertido, inteligente y accesible. Pero en esta ocasión se quedan mucho más lejos de hacer canciones tan memorables como lo fueran Come and Save Me o The Throw. Esta vez la música de los de Sydney se siente mucho menos orgánica, y se abandona en la gran mayoría de los temas la batería dando paso a cajas de ritmos, beats de acid y capas más oníricas y triposas. Como ejemplo queda la segunda parte de Give Me a Reason, que se extiende hasta los siete minutos mientras Winterfield nos dicta unos pasos para bailar, tipo La Mayonesa (“The ameba”). Este corte, recuerda a la suma evolutiva de Come and Save Me y Four, empezando con una línea de instrumentación totalmente natural, que sin embargo acaba en una pista discotequera y sensual.

Pero la canción más redonda del disco es Ordinary, también la que podrá unirse con más facilidad al repertorio de absolutos hits pseudo-baggy de Jagwar Ma. La tremenda estrofa con la guitarra, el estribillo y el cierre, son sin duda la construcción ideal de un tema de pop, digna de unos inspirados Stone Roses o sus coetáneos Happy Mondays. Sin embargo en su atractivo reside también el principal problema de este Every Now & Then, que su música, sus ideas y sus propuestas parecen obsoletas. Mientras que en el debut Ma y Winterfield fueron capaces de mantener el equilibrio entre un género revival y una producción contemporánea, en su segundo intento toma mucho más peso la pureza y cristalinidad de las melodías. Esto provoca que el objetivo genérico se difumine hasta parecer una resucitación desacertada (de algo que ellos sí sabían hacer).

A pesar del poco riesgo impreso en todo el álbum, hay algún que otro momento peculiar –High Rotations y sus distorsiones- y como marca la norma, varios rompepistas, o al menos canciones de pop sensacionales. Estás son la ya mencionada Ordinary, Say What You Feel, o Loose Ends, que a pesar de sus geniales melodías no se libran de caer en el vacío sonido de las letras que les acompañan. A destacar también el cierre; Colours of Paradise, la otra gran canción del álbum. Ésta tiene unos sintetizadores tremendos y unos coros celestiales que bien recuerdan a Panda Bear o otros artistas del pop acuático y el rock más onírico, como Atlas Sound.

Every Now & Then es una herramienta calurosa para suavizar la entrada repentina en el invierno. Es un álbum saturado de grandes melodías, ritmos divertidos y un mood extremadamente positivo. Pero como segundo LP cumple con varios de los tics que cualquier músico trata de evitar, siendo un poco repetitivo, falto de ideas y en el aspecto lírico; vago e inmaduro. Que Jono Ma o Gabriel Winterfield (y su bajista, claro) derrochan talento nadie lo pone en duda, de ahí que este trabajo vaya a sonar mucho en lo que resta de año. Pero de ahí a que por el momento estén dando todo lo que parecen tener que ofrecer hay un mar de dudas, que esperaremos al tercer álbum para recorrer.