iLiKETRAiNS – HE WHO SAW THE DEEP

iLiKETRAiNS - HE WHO SAW THE DEEPiLiKETRAiNS es otra banda que se engloba dentro de este revival post-punk ochentero que, ya hace años, nos va dando un goteo de formaciones deudoras de ese sonido. Por lo tanto, escuchar este disco nos lleva de cabeza a los embrionarios Joy Division, pasando por The Chamaleons, hasta llegar a los modernos Interpol, Editors o The Black Poets.

Procedentes de Leeds y relativamente desconocidos en nuestro país, que curiosamente visitaron en noviembre de 2007, cuando dejaron sorprendidos a los pocos espectadores que los vieron con su sonido compacto y unas proyecciones bien estudiadas. En aquella ocasión, nos presentaron su anterior disco titulado Elegies to Lessons Learnt, LP totalmente conceptual dedicado íntegramente a desastres naturales o artificiales que provocaron muertes humanas en menor o mayor grado. Pesimismo digno de los 80 más siniestros, pero no hay que juzgarles rápido, la melancolía de sus composiciones y las inspiradas letras nos llevan a un estado de ánimo lírico y poético al que vale la pena escuchar con atención.

Si bien en su primera entrega pecaban de una propuesta llena de atmósferas cargadas y canciones demasiado lineales y parecidas entre sí, en su continuación, este He Who Saw The Deep, nos encontramos con una banda ya madura y engrasada, capaz de componer de manera más variada y hacer un disco casi redondo.

When We Were Kings abre el disco con una animada melodía que ya intuye que hay más garra en las composiciones y que incluso podemos bailar un poco con ellos, le sigue A Father’s Son, single claro del álbum donde claramente dejan de lado las grandes catástrofes para hablarnos de temas más íntimos como la pérdida de contacto de un padre respecto a su hijo.

Hope Is Not Enough es un canto desesperado al estilo que nos tienen acostumbrados, y sin duda, la que es la mejor canción de esta entrega, Progress is a Snake, canción en continuo crescendo que llega al clímax con un desgarrador bajo.

Desgraciadamente, la segunda mitad del disco se hace más indigesto con alguna canción de relleno. A destacar Sea of Regrets con bonitas orquestaciones de fondo, que nos pueden llegar a recordar a los fantásticos The National.

Con todo, nos encontramos con un disco digno y casi redondo, que nos muestra que la banda ha crecido y que puede ser capaz de hacer buenas canciones. Está en sus manos demostrar que son capaces de separarse del grueso de grupos que siguen por ese sonido; veremos si prefieren seguir fieles a un estilo como Interpol o hacer un salto al vacío como hicieron Editors. Sea como sea, si vienen por tierras españolas habrá que verles, su directo no defrauda.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10