Iggy & The Stooges – Ready To Die

IGGY POP

Siempre que reseño un disco, recuerdo a los lectores que hay que saber ponerlo en contexto. Cuando decidí escribir sobre Ready To Die, lo nuevo de Iggy and the Stooges, temí que mucha gente no sería capaz de hacerlo. Y en muchos casos no me he equivocado. Parece que una cantidad ingente de personas han decidido poner el destino del rock en manos de un sexagenario. No es justo. A ver si ahora va a resultar que La Iguana y el Duque Blanco tienen que salvar los muebles de una escena huérfana de grandes bandas. A la vejez, viruelas. No les pidamos, a estas alturas, que reinventen el punk, el rock o el glam, porque ya lo hicieron una vez.

Iggy se ha juntado con sus Stooges (o lo que queda de ellos) y se han dedicado a hacer lo que más les gusta; tocar Rock and Roll. ¿El resultado? Un disco macarra, desenfadado y en ocasiones algo más comercial de lo que pudiera esperarse, pero creo que da el pego perfectamente. Una primera parte compuesto por cuatro temas (Burn,Sex & Money, Job y Gun) que son trallazos cargados de sexo, pasta, quejas al sistema y pensamientos homicidas para con sus conciudadanos americanos. Letras clásicas en cualquier rockero de pro que quiera todavía agitar las mentes de sus fans, aunque en algunos casos no resulte del todo creíble. “If I had a fucking gun I could shoot at everyone”  siempre venderá camisetas, aunque no creo que al bueno de Iggy le importe demasiado lo que ocurra a su alrededor. “I got a job and I’m sick of it” resulta algo paradójico cuando la gente reza para encontrar un trabajo. Pero no caigamos en la demagogia, es un disco para pasarlo bien, vacilarle al espejo y fantasear con volver a ser los rebeldes que fuimos hace tiempo, diseñado para disfrutar de él sin ataduras ni odiosas comparaciones.

Sirve de intermedio la sosegada y nostálgica Unfriendly World, donde Iggy se gusta una vez más haciendo de crooner, faceta que se empeña en explotar. Aunque no resulta fallida, sesga un tanto bruscamente el subidón que habíamos ido adquiriendo durante los primeros cortes. Pero no os preocupéis, porque justo después llega uno de los mejores cortes del largo, Ready To Die, que junto a Burn delata a un Iggy más introspectivo que le empieza a ver las orejas al lobo, o mejor dicho, a la parca. Sin tiempo de respirar llega la festiva y algo más comercial DD’s, dedicada a esos atributos femeninos que tan de cabeza le llevan. Dirty Deal no baja el listón y continúa intentando ser ácida con frases como “Simple people praise the lord”. La única pega que le encuentro a este trabajo es que cierra con dos baladas más que son casi un coitus interruptus. Una verdadera lástima. Iguana, para un disco de rock de 10 canciones, con una balada es más que suficiente. Tres son multitud.

Así pues, si esperáis una obra maestra que os haga olvidar a Raw Power, dejadlo estar. Si os apetece disfrutar con un poco de Rock sin pretensiones, este disco es para vosotros. Dice Iggy“I’m looking for a reason to live, sex and money”. A estas alturas me da en la nariz que su razón para vivir no son el sexo o el dinero, sino juntarse con los amigotes, tocar y parir algo como Ready To Die

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6,5/10