HOLA A TODO EL MUNDO – AWAY

12248004_10154303567734381_4161161317712528511_o

Nuestra puntuación

6

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

A día de hoy, a pocos cercanos al indie patrio se le hará raro el nombre de Hola a Todo el Mundo. Quizás se nos siga haciendo raro cómo desde sus inicios en Estela Castiza (desapercibido entonces para las masas), optaron por del inglés como idioma de cabecera en sus temas. Pero hoy, y después del lanzamiento a la primera línea que supuso Ultraviolet Catastrophe, hoy nadie debería de sorprenderse al escuchar un material nuevo de HATEM… ¿o sí?

Pues bien, este Away sigue con esa trayectoria de grupo indie-folk-arty-rock asiduo a festivales, de fácil escucha, pero canciones complejas. Al césar lo que es del césar, resulta muy dificil imaginar esta rama que ha tomado el pop-rock de la segunda década del siglo XXI sin la alargadísima sombra de Arcade Fire. A qué sonarían Mumford & Sons, Of Monsters and Men, o Crystal Fighters sin la punta de lanza que fueron Funeral o Neon Bible. Y mientras Arcade Fire parecen querer sacudirse de encima el aura amish (Reflektor al alza), HATEM siguen cosechando en los terrenos del pop – folk millenial.

En Away uno encuentra un camino abierto hacia lo accesible, canciones menos enrevesadas que en Ultraviolet Catastrophe, sonidos más simples, sintetizadores más domesticados y melodías hacia lo masticable. Otra vez, parece que HATEM cultivan el buen hacer de canciones pop, sin ganas de desatornillar rígidos esquemas, Bright as Gold o About You parecen señalar hacia un tipo de canción de solera indie pop. Al arribafirmante se le hace difícil distinguir escenas en la estructura del álbum, una línea muy coherente, amasada, casi lacónica. Podría ser la característica que terminase por definir la redondez de un LP, pero aquí se vuelve en contra del disco, haciéndolo algo más plano de lo que habría permitido distintos registros. Quizás hable de la falta de escuchas, y quizás este disco esconda detalles que ahora no percibo, HATEM apuestan por un sonido muy claro, sin jugueteos ni medias tintas. Arma de doble filo que escuchamos en Only One Thing o GoodBye, que para estar en la segunda mitad del disco, no exploran nuevas formas. Aunque, de nuevo subjetivamente, es en esta segunda mitad donde para el oyente se describen los momentos más brillantes, como en la más electrónica True Metal.  Quizás indique el nuevo camino por el que HATEM pueden morder en el futuro. En el resto del disco los sintetizadores están mucho más domesticados.

Esperemos pues encontrar a los HATEM en la temporada de festivales que en breves comienza. Será una muy buena ocasión de defender un disco al que quizás la vuelta de rosca que ya despuntaban ofrecer en anteriores giras, luzca con fuerza en estas canciones. A pesar de todo, no parece que HATEM busquen nuevas fórmulas, quizás un poco acomodados, quizás con pocas ganas de generar un material más agresivo, se desarrollan en una liga, apasionante y de nivel, pero que ya conocemos.

Escúchalo aquí: