HINDS – LEAVE ME ALONE

hinds-leave-me-alone (1)

Nuestra puntuación

9

8

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

ITS TODAY. 8.jan.16
OUR FIRST ALBUM IS RIGHT NOW OUT FINALLY EVERYWHERE IN THE WORLD.
OUR MUSIC, OUR BLOOD, OUR TEARS, OUR SHIT, OUR PASSION AND OUR FAITH. NOW IS ALL YOURS. Written in between the hurricane of 133 gigs during 2015 by these lonely but satisfied rock and roll soldiers.

(Es hoy. 8 de Enero de 2016)

Nuestro primer álbum está ahora mismo publicado en todo el mundo. Nuestra música, nuestra sangre, nuestras lágrimas, nuestra mierda, nuestra pasión, nuestra fe. Ahora es todo vuestro. Escrito entre medias de un huracán de 133 conciertos durante 2015 por estas solitarias pero satisfechas soldados del rock and roll)

Así acaban de presentar Hinds hace poco más de veinte minutos (publicamos esta reseña a eso de las 11:30 de la mañana) la publicación mundial de su primer LP en su cuenta oficial de una conocida red social. Carlotta, Ana (voces y guitarras), Ade (bajo) y Amber (batería). Conocidas antes como Deers, el cuarteto madrileño tuvo que cambiar su nombre debido a problemas de confusión con una banda canadiense bajo el mismo nombre. Llevan desde 2013 dando caña en el mundo musical, pero fue desde su publicación en BandCamp de versiones de sus grupos favoritos (como Mac DeMarco), la publicación de dos sencillos y ganar el festival Make Noise de Malasaña, cuando estas chicas se ganaron el respeto internacional. Desde el año pasado han participado en festivales y han dado conciertos por todo el globo, desde Estados Unidos hasta Tailandia, forjándose así un nombre. Demo y Barn fueron sus primeros sencillos que en julio y noviembre de 2014, vieron la luz gracias a la ayuda de Lucky Number Records. Han colaboraron con otro grupo madrileño que también lucha por hacerse un hueco, The Parrots, y han publicado un recopilatorio, en casette de edición limitada, bajo el nombre de Burger. Teloneras de grupos como The Libertines, The Black Lips o The Vaccines, se han ganado elogios del batería de The Black Keys, entre otros.

Hinds son todavía amateurs en la escena musical, letras sencillas y melodías no muy complejas, que compensan con un gran carisma en el escenario y mucha energía. Intenso y contagioso es el sonido que se desprende, una frescura gamberra necesaria si estás algo harto de lo convencional. Sin que ellas quieran ser etiquetadas, el sonido que producen se acerca al rock-garage y lo-fi con toques de grupos sesenteros.

Han sido criticadas por un supuesto “excesivo reconocimiento por solo cuatro canciones”, pero puede que ese entusiasmo, esa diversión de la que tanto hacen de ella su bandera, es más que sana, sabe a un grupo que transmite esa felicidad, a pesar de las carencias. Puede que los más puristas no les dediquen ni un segundo, pero desde aquí os animamos a que probéis el sonido juvenil y desenfadado de las madrileñas. Les espera un futuro prometedor, ojalá lleguen lejos y que esta locura que se les ha venido encima de la nada, les dure años.

Ahora, despues de un centenar de conciertos como ellas señalan, llega por fin su esperado primer álbum, ese que creemos puede llegar a consolidarlas como artistas musicales en toda regla. Leave Me Alone no es solo el título del LP si no que también nos da una pista de como son estas chicas. Poco más de media hora dividida en 12 canciones que repasan las vicisitudes del amor, de la vida, de la soledad, de la amistad. Puede que no sean letras profundísimas, pero sin duda dan justo en el clavo “I need you to be around my legs and stop complaining about the rain” predican en Bamboo, una de sus canciones más aclamadas. Sin embargo, estas canciones parecen ser el antónimo del título que las recopila, ya que todas son profundamente personales, alejadas de ese “déjame sola” que proclama la carátula con ellas cuatro juntas, en su máxima representación.

No se puede decir que haya canciones baladistas en este álbum, pero es cierto que la instrumental Solar Gap y And I Will Send You Flowers Back tienen un slow-tempo que destacan en comparación con el resto. Ambas son un remanso de paz, que parecen ser cantadas en una noche tranquila. La segunda llama la atención por capturar otra de las esencias de las Hinds, y es que “what goes around comes around“, es decir, no todo puede salir bien, pero sí que podemos tomárnoslo a bien. Del mismo modo destaca I’ll Be Your Man en el verso “I could be your baby, but I’ll be your man“, ya que van un paso más allá dentro de un ámbito musical que no destaca precisamente por subrayar cuestiones de equidad.

Hinds son, en resumen, un grupo que está lleno de fallos (como todo el mundo), pero que hacen de esos fallos algo perfecto, y es que aceptarlos y reirte de ellos es la tercera característica que hace de las madrileñas una apuesta segura para pasar un gran rato entre amigos, sola, en el coche o en tu cuarto.

Canciones fundamentales: I’ll Be Your Man, Bamboo, Garden.

Escúchalo aquí: