HARD-FI – KILLER SOUNDS

Después de tres discos intentando triunfar por todo lo alto (palabras textuales de su líder: “Quiero tener éxito”, dice Richard Archer), parece que con este es bastante probable que lo consigan, al menos en sus tierras inglesas. Si en sus anteriores trabajos había buenos intentos de llegar al gran público, en este todo esto queda consumado con una mezcla de estilos peculiar y muy bien hecha, que, entre otras cosas, hace que no te canse oír el disco, ya que en cada canción predomina una cosa más que otra; en algunas la guitarra, en otras la tendencia funky mezclada con potentes baterías, en ciertas los coros, y en unas pocas algún detalle o arreglo que llama la atención, como por ejemplo, esos sonidos que nos llevan auditivamente a un western en Give it up, de lo más curioso y atractivo.

Desde luego, inevitable pensar en referencias anteriores al escuchar su música, la mayoría igual de británicas que ellos, al menos en fragmentos de canción, ya que la mezcla que hacen de distintos elementos es tan variada que van de un lugar a otro formando su propio sonido, peculiar y con de todo un poco. Como Diego A. Manrique afirmó hace poco, el “mainsteam” deriva hacia el “sidestream”, lugar hacia donde parece que Hard-Fi se dirigen intencionadamente, ya que ellos mismos han afirmado que no les importa si se les etiqueta como “indies” o si llegan a ser acogidos por una masa de fans, con tal de que sus conciertos se llenen. A sinceridad no les gana nadie, característica de lo más honesta y respetable. Tal vez sea por su ansiedad de dirigirse a la mayoría de oyentes y esa multitud de influencias, hagan que la primera escucha de este disco sea una experiencia estupenda. El álbum es un bomboncito lleno de sabores que conocemos de sobra y que nos encantan, al menos a mucha gente, si no, no habrían vendido tanto en su época. Maticemos con algunos ejemplos:

Fire in The House hace referencia a Depeche Mode, Stop y Good for Nothing, ligeramente a Kasabian, Killer Sounds, el tema que da título al disco hace inevitable pensar en el lado más alegre y melódico de T-Rex, Stay Alive nos lleva a lo más movido de aquellos estupendos The Clash y finalmente y saliéndose de los paradigmas y referencias británicas, Love Song nos conducen desde un principio a Daft Punk. Pero ojo, no se trata de plagios ni imitaciones, ya que estos componentes que nos transportan a los más antiguos, son fragmentos combinados con otros elementos sonoros que hacen los temas muy personales y propios. Vamos, que los han oído y les gustan.

En general, van más allá en este disco que en los anteriores, ya que la producción es exquisita, los distintos sonidos y arreglos están mezclados con los coros de modo estupendo, los mínimos detalles cuidados al máximo.

Espero que consigan lo que se proponen, ya que este tercer disco epitomiza a la perfección sus intenciones; calidad no sólo “mainstrean” y muy integrada en ciertas emisoras de radio comerciales, sino que también puede llenar las expectativas de oyentes más exigentes.

Y una de las cosas más destacables: la energía que desprenden todos sus temas. Ponen de muy buen humor.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Escrito por
Más de Olga Font

THE DEPRECIATION GUILD – SPIRIT YOUTH

Es cierto que The Pains of Being Pure at Heart, a pesar...
Leer más