Hamilton Leithauser + Rostam – I Had a Dream That You Were Mine

Hamilton Leithauser+Rostam-Crazyminds.es

Nuestra puntuación

8

Aun no lo sabíamos o quizás no nos dimos por aludidos, pero la génesis de este disco, esta colaboración, se gestó mucho antes de los que pensábamos o llegamos a imaginar. Que uno de los pilares de Vampire Weekend decidiese dejar su grupo de siempre supuso un gran impacto y las secuelas siguen o deberían seguir coleando. Sin embargo el bueno de Rostam Batmanglij, artífice de ese sonido tan característico de los “vampiros” neoyorquinos, apenas había bebido de su gran fuente de inspiración.

Aún a expensas de lo que sus antiguos compañeros puedan componer, su nuevo proyecto llega en forma de colaboración junto a un amigo, Hamilton Leithauser. El ex miembro de The Walkmen se ha ganado el apelativo de ser una de las voces más imponentes de lo que llevamos de siglo. Originario de esa cuna artística en la que se ha convertido Brooklyn, anunció en 2014 un parón indefinido en lo que hasta entonces era su banda.  Ese mismo año publicaría su primer álbum en solitario, Black Hours, contando precisamente con Rostam en la producción. A partir de ese momento los dos empezaron a albergar la idea de una posible colaboración en el futuro.

Amigos desde la adolescencia, desprenden una sintonía que se nota en cada uno de los matices de este sobresaliente álbum y que además, nos hacen ver que esa conexión va más allá de una mera y fría colaboración musical.  Con la consigna de huir de limitaciones creativas, han sabido construir  un artefacto con un nivel por encima de lo que habían mostrado previamente en sus respectivas formaciones.

 I Had A Dream That You Were Mine, es un álbum colaborativo e incluso fraternal que a decir verdad, evoca a la época en la que una idea hecha música aun podía sorprender. La sorpresa no solo recae en el concepto sino en que a priori ambos artistas venían de estilos muy diferentes y difíciles de mezclar.

Abre el disco A 1000 Times, canción que posiblemente haya sido un descarte de Modern Vampires of the City, tanto por su sonido como por la sensación que genera. Tanto es así que los sonidos vocales Hamilton Leithauser y el arreglo de piano, recuerdan el verso final de Hannah Hunt. En este sentido A 1000 Times podría optar a ser uno de los mejores sencillos del año, además de servir como transición entre el presente de Batmanglij y la obra con su antigua banda.

Con Rough Going (I Do not Let Up), Leithauser hace gala de su amplia capacidad vocal con algún toque de góspel en el camino y esos irresistibles coros de aire clásico. Un tema donde no sobra ni siquiera un saxofón a modo de colofón. Todo en favor de una épica que aparece y desaparece a su antojo.

Una evidencia de su sorprendentemente y amplio paladar sónico queda reflejada en In A Black Out, canción de corte folk-country esencialmente,  con unos arpegios de guitarra que van desprendiendo reminiscencias a Leonard Cohen en cada verso.  Las alusiones a ese pasado trágico se vuelven cada vez más reiterativas.

El registro vuelve a cambiar en You Ain’t That Young Kid, tema en el que Hamilton se mimetiza en la figura de Dylan, armónica incluida. La experimentación no solo se ven reflejada a nivel instrumental sino que incluso Hamilton se esfuerza en llevar su voz a un punto más cercano al recital que al canto, lo que le otorga a la letra un papel mucho más protagonista si cabe. Dada su dependencia, en gran medida, por los instrumentos acústicos en el disco hay una calidad orgánica que lo sitúa más en el finales de los 60 y principios de los años 70 acorde con un modelo de pop barroco. Piano, bajo acústico, cuerdas y saxofón, juegan un papel destacado en todas partes, ayudando a dar cuerpo al concepto del LP.

1959, que cuenta con la participación de Angel Deradoorian, cantante de Dirty Projectors, está llena de arreglos y mediante una intensa percusión resulta  una buena manera de terminar uno de los mejores discos colaborativos del año.

Una entrega con un alto nivel de seguridad y confianza que a pesar de tener algunos momentos explosivos, su mayor parte está basada en un ambiente más relajado. Esto le otorga al álbum un sonido maduro, casi sofisticado que recuerda una época anterior al pop. Con  una calidad musical coherente y muy bien cohesionada que va incluso más allá del sentido tradicional de colaboración, no siendo, en este sentido, la típica colección de sencillos dispares y pistas de relleno.

Aun cuando los ecos de Vampire Weekend parecen resonar con más fuerza, I Had A Dream That You Were Mine  agudiza los grandes aciertos que presenta esta pareja creando una especie de homenaje a la música de décadas pasadas con canciones repletas de historias, melancolía, alegría; todas ellas enriquecidas con una instrumentación de lo más variada. En realidad no importa la canción o el momento, Batmanglij y en varias pistas Leithauser, crean arreglos que muestran un aire de sofisticación y profundidad que ya rara vez se escuchan en los álbumes modernos. Una oda musical que apela a la nostalgia y a la reflexión.