GORILLAZ – THE FALL

GORILLAZDamon Albarn ha vuelto por Navidad, aunque realmente nunca se fue durante el agitado 2010. Dos son los trabajos que nos presentó. El brillante Plastic Beach, a principios de año, y The Fall, a finales, que es el que nos va a ocupar en las siguientes líneas.

Gorillaz ha evolucionado durante estos años, convirtiéndose casi sin proponérselo en una de las bandas referencia en el panorama musical por la sencillez de sus letras, sus melodías bien trabajadas y por el uso de múltiples instrumentos a la hora de componer.

En The Fall, podemos ver como Damon lleva hasta el límite el instrumentalIsmo. Ejemplo de ello son Phoner To Arizona, Detroit, Joplin Spider o Aspen Forest.

Todo ello nos recuerda al primer trabajo de Gorillaz, donde las colaboraciones no eran tan abundantes, y en la mayoría de su repertorio teníamos a un Albarn solo, frente al piano y su inspiración, y eso es lo que ha quedado reflejado aquí, junto con la imagen que tiene de Estados Unidos durante días de gira, resultando un trabajo muy personal e íntimo. El álbum, grabado en un Ipad en los momentos de soledad, lo hace más especial aún si cabe.

Entre las baladas, las canciones a medio tiempo y los sonidos propios de la casa se mueve todo el largo. La sombra del previo y maravilloso Plastic Beach hacen que este nuevo álbum pueda sonar mediocre, pero nada más lejos de la realidad, porque hay que entender el concepto que nos quiere transmitir Albarn, y es que estas canciones son suyas, de nadie más. Es un homenaje propio.

Si escucháramos las quince piezas por primera vez, pensaríamos que se trata del Leonard Cohen del siglo XXI, entonces, ¿por qué no darle una oportunidad para ello? Ese intimismo se puede escuchar con claridad en Amarillo, incluso Damon se atreve a asomarse al soul en Bobby in Phoenix, lo cual hace evidente el enamoramiento que tiene con Estados Unidos.

Algunos lo acusarán de hacer un disco de caras B, otros de aprovechar el tirón de su predecesor, pero lo que es innegable a estas alturas es que Damon es un genio, y que como genio tiene oleadas inspiracionales como Revolving Doors. No busques mejor manera de describir el otoño, ni mejor regalo de Navidad. Este es un regalo para “sus” fans, y que si bien es verdad que este álbum no pasará a la historia, a buen seguro será recordado. A disfrutar.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10