GLASVEGAS – EUPHORIC /// HEARTBREAK \\\

GLASVEGAS - EUPHORIC /// HEARTBREAK \\\Tras su genial debut, el homónimo Glasvegas (2008), la banda de Glasgow vuelve a escena con su segundo larga duración. El disco, precedido de una gran expectación, sobre todo tras el abandono de la banda de su batería Caroline McKay y su sustitución por parte de la sueca Lonna Jofgrën, mantiene con creces el nivel.

Parece que la presión a la que estaban sometidos con el éxito de su primer disco (viajes, giras, grabaciones, conciertos), pudo con McKay pero no ha podido con el resto. Sí, porque si superaron la sobredosis que sufrió James Allan, vocalista del grupo, en 2009, cuando iban a hacer la primera actuación del año en el Festival de Coachella, tenían que tirar hacia delante sin uno de los miembros claves del grupo. Ha resultado difícil pero, afortunadamente, han grabado uno de los discos del año.

Compuesto y grabado entre Santa Mónica y Londres y producido por el mítico Mark Ellis (Flood), conocido por sus trabajos con The Smashing Pumpkins, Depeche Mode, U2 o The Killers, las once canciones de Euphoric /// Heartbreak \\\ están llenas de sonidos épicos y atmósferas brillantes y oscuras. Sí, porque el álbum, como su título bien dice, trata todos aquellos estados que van desde el amor hasta el desamor. Una paleta de sentimientos canalizados a través de composiciones llenas de fuerza y melancolía. Algo que, por otra parte, el grupo sabe hacer muy bien.

Con un inicio poderoso, la energía que transmiten The World is Yours, You y Shine Like Stars es excepcional, podemos decir que los escoceses han dado una vuelta de tuerca a su sonido. Y lo han hecho manteniendo y aumentando, si cabe, su gusto por la belleza, la elegancia y por lo sublime. Cortes como Whatever Hurts You Through The Night, I Feel Wrong (Homosexuality pt.1) Dream Dream Dreaming están a la altura del Disintegration de The Cure. Eso sí, cantadas con ese timbre y ese acento tan especiales de James Allan. Baterías poderosas, punteos de calidad y sintetizadores marca de la casa definen un disco que conjuga de manera inteligente el sonido “Glasvegas” con buenas cotas de experimentación.

La larga duración de muchas de las canciones corrobora dicha afirmación, con lo que algunos podrían catalogar el sonido como más pesado, en detrimento de un sonido más directo. En mi opinión, la duración de las canciones, que oscilan mayoritariamente entre los cuatro y los seis minutos, hace del álbum lo que es, un proyecto especial, complejo pero compacto, que sigue la línea de su anterior trabajo, sobre todo en temas como Euphoria Take My Hand, su primer single.

Glasvegas visitarán nuestro país por segunda vez, tras su paso por el FIB de 2009, durante el próximo Día de la Música que tendrá lugar los próximos 18 y 19 de junio en el Matadero de Madrid.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Más de Daniel González

THE RIFLES – FREEDOM RUN

19 de septiembre. The Rifles publican su tercer álbum Freedom Run. No...
Leer más