GEORGE EZRA – STAYING AT TAMARA’S

El británico artista de nombre George Ezra subió a la fama con la veintena recién cumplida y su exitoso Budapest marcó un antes y un después no sólo en su carrera sino en las listas de reproducción de entonces. Ezra se ha hecho de rogar y, tras cuatro años de la publicación de su debut, regresa con once pistas al palmarés y más de treinta minutos de LP.

Paradise fue su plato fuerte y, aún siendo el segundo adelanto, reavivó la llama de un nuevo sonido ya presentado en junio del año pasado con Don’t Matter Now. Este sencillo fue lanzado a mediados de enero bajo una gran promoción y un videoclip que muestra al inglés en su máximo y festivo esplendor. Stayin At Tamara’s, así se titula este nuevo trabajo no es más que una progresión de su sonido debut, pero con un salto cualitativo entre medias digno de reseñar.

Cuando este veinteañero se dio a conocer llenaba el escenario con su esbelta figura y su característica guitarra de caja abierta, mas su timidez quedaba visible en muchos de sus directos. Fue entonces cuando conoció el fenómeno musical propio de una canción publicada en navidad y sonada en decenas de radios. Tal como deja ver con este segundo álbum aprendió la lección y ha conseguido hacer una canción pegadiza tras otra y recopilarlas juntas bajo el mismo título. Stayin At Tamara’s suena más optimista y evoca a cantar todas y cada una de sus pistas. Además, Ezra ayuda al oyente cargando de corales los temas.

Ya desde su inicio, con Pretty Shining People, muestra un nuevo artista despreocupado, amante del sonido liviano y que ha preferido perder la “personalidad” del debut en favor de una música que incita al baile y a la diversión en la mayoría del álbum. No contento con eso, refuerza sus letras con sus diferentes visiones ante aspectos negativos y positivos de la vida. Entre la casi docena de pistas resuenan los coros de las hermanas Söderberg bajo su pseudónimo comercial, First Aid Kit. Las suecas devuelven a Ezra el sonido indie folk que lo vio crecer en el mundillo eso sí, con el toque personal que ellas impregnan en cada tema.

Incluso en All My Love se puede disfrutar de un mid-tempo digno del más romántico de los movimientos en pareja. Tras el baile sobre la pista cabe destacar el contraste de una Sugarcoat que afronta el mundo desde el punto positivo frente a la añoranza y la melancolía de The Beautiful Dream. Stayin At Tamara’s es un trabajo cómodo, sin innovación añadida de primeras, compuesto tras dieciocho meses de empeño con la intención de dar un lavado de cara y un cambio de ritmo a la vida personal de un joven veinteañero. La sensación propia de un veinteañero con corazón rebelde lo ha llevado a salirse fuera de su zona de confort en varios momentos del disco. Esto no es sinónimo de virguerías extrañas ni de una explosión incoherente sino de un cambio del estilo musical semiacústico que se esperaba del artista. Una apuesta arriesgada, pero no poco acertada ni digna de admiración en una joven carrera musical.

8
8
Escrito por
Más de Juan Eguren

Weezer lanza su esperado “Mexican Fender” y anuncia nuevo disco

Tal como os anunciábamos, los norteamericanos Weezer presentan su nuevo tema Mexican...
Leer más