FOXYGEN – …AND STAR POWER

Hoy os queremos hablar del tercer álbum medianamente oficial (aparte de las incontables maquetas) del dúo americano psicodélico Foxygen … And Star Power, su disco más largo, brutal, experimental e incoherente hasta la fecha. Suponemos que en uno de sus varios viajes y colocones, a Rado y France se les ocurrió hacer un disco que se alargase una hora y veinte minutos, y como una de esas promesas que haces borracho pero que aun así debes cumplir, decidieron llevarla a cabo, con nada más y nada menos que 24 canciones para alcanzar al objetivo.

La situación actual del dúo californiano da pánico, sólo hace falta ver su actuación mañanera en la cadena WGN, en la que se ve a France completamente desenfrenado y fuera de control, pretencioso hasta el extremo, como su álbum, y tratando de sonar coherente (dividiendo el álbum en secciones) a pesar de tener un sonido que cada vez desvaría más y no tiene por dónde agarrarlo, aunque sigan sonando a los 60 y 70 claramente. Tras el sonido medianamente templado de Take The Kids Off Broadway y la genial progresión en 2013 con We Are the 21st Century Ambassadors Of Peace And Magic, las expectativas en este disco eran muy altas, y más tras enterarnos del experimento que suponía, con sus actos divididos y su inacabable duración. Pues bien, parece que si no hubiese habido un empeño por hacer algo tan pretencioso e innovador el resultado podría haber sido mucho mejor, hay cosas que sobran, cosas que no se explica uno que estén y cosas que faltan. A estas alturas, el talento de estos dos tipos es innegable, la capacidad de coger sus mejores influencias y bandas favoritas y transformarlas en algo suyo es enorme, pero esto parecen maquetas reunidas a lo largo de los años y encajadas en un largo (salvo la sección de Star Power). Si en el álbum hubiese diez canciones y un par de ellas durasen 10 minutos sería un gran álbum, el problema es que al final en repetidas ocasiones parece que hay momentos de relleno, y a uno le surgen distintas preguntas como qué necesidad había de hacer de Star Power cuatro canciones cuando funcionaría perfectamente como una larga y mucho más épica, por ejemplo.

Como canciones destacables, colocaría la sección de hits, Star Power como conjunto, Matress Warehouse, Can’t Contextualize My Mind, Brooklyn Police Station o Everyone Needs Love. Estas son una serie de canciones que bien colocadas y con alguna de las otras harían de este sencillamente uno de los mejores discos del año, pero al parecer el dúo decidió ir metiendo todo lo que se le pasaba por la cabeza.

Este experimento está caracterizado por el exceso de ideas y la falta de planificación, o de coherencia, o de un punto firme sobre el que sostener un proyecto tan grande. Aun así, tiene secciones amplias que funcionan a la perfección con el oyente, partes pegadizas, gritos desesperados de France, ruido y distorsión por doquier, teclados sintetizados que se elevan hasta el cielo… Un conjunto de elementos que nos hacen entender que este álbum no pretende tener sentido, sino ser un viaje, un subidón de ácido por sí mismo, con sus luces y sus sombras.

El problema es lo dicho antes, el tiempo; el empeño en sacar disco todos los años no permite mirar las cosas con perspectiva (igual la droga y los problemas entre la pareja tampoco ayudan). Este disco, trabajado como se merece, sería histórico, y ahora se nos queda en un experimento fallido con aspiraciones altas, unas cuantas canciones cortas y con la emoción de cual será la próxima sorpresa que nos reservan. Lo bueno es que a pesar de ser un paso extraño hacia algún lugar no resulta en ningún caso un paso atrás en la carrera de Foxygen, y que encima les otorga caché, aun tratándose de un supuesto fallo. Recomendada la escucha, a pesar de no ser memorable, deja ideas de cómo hacer algunas cosas y cómo no hacer otras, y es interesante, se quiera aceptar o no.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7

Escúchalo aquí: