FOUR TET – PINK

Del trío experimental y minimalista Fridge, se independiza el guitarrista bajo el nombre Four Tet. De su anterior banda ha sacado el post-rock electrónico y Pink es el nuevo disco de este músico. cuyo nombre es Kieran Hebden, un trabajo especial donde los haya con una grandísima personalidad.

Además de músico en solitario, bajo el nombre de Four Tet y ex componente de Fridge, Kieran ha colaborado con grandes artistas como Aphex Twin, Bonobo, Beth Orton, Born Ruffians, Explosions in the Sky, Super Furry Animals, Radiohead, Manic Street Preachers,Matthew Dear, Sia, Nathan Fake, Bloc Party, Andrew Bird, Kings of Convenience, Battles, The xx, Foals, oBlack Sabbath haciendo remixes de sus temas. ¡Casi nada!

Pink es un disco relajante de 8 canciones de bastante duración en su mayoría. Es una entrega masiva de cosquillas que te permite disfrutarlo y hacer tus quehaceres al mismo tiempo. Pocos discos como éste pueden partir tu cerebro para que puedas estar en dos posiciones al cien por cien. Claro ejemplo es el primer tema Locked, estas cosquillas, sonido dubstep, sensual y un “clonck” cada dos segundos.

Con nueve minutos, Lion. Más electrónico, rebusca en el acid jazz, ofrece toques oscuros que simulan campanarios de una iglesia y un importante giro de batería. Interesante tema, aunque no tanto como el gran Jupiter. Éste suena a felicidad vintage, como si miraras por un caledoscopio o cualquier juguete de antaño en el que aparecen figuras de multiples colores que no dejan de moverse eróticamente, es magia, es fantasía. Incluso puedes escuchar los caballos como se acercan.

La verdad es que Pink tiene un regusto a orgánico que incita a tocarte los labios con tu propia lengua, lo he realmente disfrutado. El mejor tema para mi es Peace of earth, el tema más largo del disco, más de once minutos en los que cumple con el objetivo del tema anterior. Tal como el título describe, puedes sentirte desnudo en la inmensidad de la naturaleza, sintiendo la paz de la tierra, gotas de agua, sonido de bosque y madera en general. Muy terrenal.

Pero un tanto diferente, una de los canciones a destacar de este sexto disco bajo el nombre de Four Tet, es 128 Harps. Fina, suave, grande y deliciosa a la vez que muy repetitiva.

En definitiva, echándole un poco de imaginación puedes visualizar un típico loft de profesionales modernos trabajando cada uno en su ordenador, rodeado de alta tecnología, sonando Pink de fondo y creando un ambiente atractivo. Más que un disco de ocho canciones parece una sesión minimalista.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!