Foster The People – Sacred Hearts Club

Nuestra puntuación

7

Llega el tercer álbum de estudio del cuarteto californiano Foster The People, un LP bastante controvertido pues, a priori, no cumple las expectativas de muchos de los fans más fieles a la banda.

Seguramente muchos de sus seguidores esperaban ese sonido juvenil que trajeron con su debut, Torches, en 2011 y que parece ocultarse entre efectos de sonido psicodelia y un trabajo con una mayor producción que lo hace sonar más maduro. Pues bien, la docena de pista que lo conforman y los más de cuarenta minutos audibles sí son un claro ejemplo del cambio y el progreso del grupo, pero en su alma máter sí hay pinceladas del más puro sonido Foster The People.

Para empezar, la apuesta ya era arriesgada pues varios indicios llevaban a pensar que esto sería un proyecto con un     enfoque diferente. La presentación de su portada oscura con la iluminación de un neón rosa que invita a entrar en el
“club” difiere completamente de los dibujos planos de sus dos predecesoras. Si a eso se suma un sencillo con tintes EDM y esperados cambios rítmicos como puede ser Loyal Like Sid and Nancy la larga espera de tres años sin material nuevo no era muy prometedora para algunos de sus fans.

Este disco cuenta con una producción tal que el sonido indie que han pretendido evitar FTP y la experimentación en la que se han centrado se nota hasta tal punto que con cada escucha se pueden apreciar nuevos sonidos y efectos situados entre las melodías, los ritmos y la inconfundible voz del vocalista Mark Foster. Por su parte Mark imprime esas letras poéticas, claro ejemplo en Pay the Man que repite la frase “¿Qué quieres decir?” como si fuera un mantra tras despertarse de un extraño sueño. Isom Innis, teclista y co-productor, aporta ese toque jovial y optimista propio de las instrumentaciones de la banda. La temática política se entrelaza con enfoques de la vida personal de Foster con unos cimientos musicales que varían entre estilos.

Con un predominio de un kick más industrial e influencias de géneros como el dub o el R&B, encontramos temas como Doing it for the Money, aparentemente simple líricamente pero con un sonido al más puro Foster The People con tintes poperos, “comerciales” en cierto modo. Otros difieren: Sit Next to Me, por ejemplo, es un reflejo de influencias funk y la balada de cierre de este LP, III, refleja la pasión de los californianos por la música de bandas como M83. Esta nueva dirección lleva a FTP a sonidos y estilos diferentes a los que muchos se esperaron pero se nota que han vuelto a ese predominio d la electrónica que los hizo famosos con Torches, rebozada más de un lustro después eso sí y que hace necesaria una segunda escucha o incluso tercera para mayor disfrute y
apreciación.