FLUME – SKIN

flume-skin

Nuestra puntuación

7 Puntuación Crazyminds

Skin es el segundo álbum de larga duración del australiano Flume desde su debut homónimo en 2012, marcando cuatro años entre los dos trabajos. El álbum fue lanzado el 27 de mayo de 2016 a través de la compañía discográfica Future Classic, y estrenado a través de una transmisión en vivo por Facebook el 26 de mayo, que también incluyó segmentos de la entrevista en directo al músico desde la fiesta de escucha del mismo en Londres. Ha ido cosechando múltiples críticas positivas desde entonces, alcanzando el número 1 en la lista de álbumes de Australia, también alcanzando el número 8 en los EE.UU (Billboard 200).
En cuanto al álbum en sí, se crea a partir de un registro más bien ecléctico. Pero es algo que no nos sorprende ya que Harley Edward Streten, más conocido por el nombre artístico de Flume, es también productor de discos en Australia, lo que le ha permitido, ya desde sus inicios, contar con la colaboración de grandes nombres de la música actual internacional. Un claro ejemplo de esto puede verse en su álbum de debut homónimo, Flume, publicado en 2012 y que llegó al número uno en los álbumes ARIA Chartand, alcanzando el doble platino en Australia, hecho que hizo que su perfil de Dj y productor creciera enormemente en los últimos años. Lorde es una de sus artistas predilectas para hacer remixes, así como lo son Arcade Fire o Sam Smith. En su nuevo disco, que recluta a un elenco estelar, incluye a Little Dragon o Vince Staples, del mismo modo que se apoya en otros grandes artistas como Beck, Raekwon, Kucka o Aluna George, haciendo que la música que se desarrolla en Skin sea todo un flujo de ondas con ritmos nerviosos que se balancean entre el rap, el R&B, los tonos de las sopranos, los futuristas sintetizadores y los cambios bruscos de registro que hacen que todo se llene de energía, siempre in crescendo (característica ya presente en su anterior trabajo).

Flume se está labrando una carrera musical envidiable, oscilando entre el mainstream más radiofónico y el underground más actual, pero sin llegar a decantarse por ninguno de los dos, sabiendo que un lugar entre medias puede ser más beneficioso a la larga. Una prueba de esto es la canción 3, en la que queda patente como el australiano va periódicamente re-inventado sus propias reglas artísticas, y en términos más generales, empujando los límites del EDM y el pop.
El single de debut, Helix, comienza con atmósferas tribales antes de contorsionarse en un mecanismo feroz y progresivo. Never Be Like You, el otro single, ha tenido tanto éxito internacional que ya ha sido remezclado por los hermanos británicos Disclosure. Hay un microcosmos en cada canción, y aunque parezca difícil, un hilo que entrelaza una a una las 16 canciones en una hora de duración que se hace más bien corta. Temáticamente Flume ha incluido temas más bien generales, si bien de vez en cuando hay algún verso en el que profundiza algo, pero tampoco mucho.
Por ahora el futuro del joven músico y productor es alentador, haciendo ahínco en lo que él quiere crear, sin dejarse llevar por éxitos ni tendencias.