FATHER JOHN MISTY – FEAR FUN

FATHER JOHN MISTY - FEAR FUN

Quién diría que Father John Misty, o J.Tillman como lo conoceréis mejor, ha publicado su octavo trabajo en solitario con tan solo 30 añitos. Además, ha tenido tiempo de ser también batería de Fleet Foxes, casi nada. Pues este hiperactivo artista acaba de publicar Fear Fun, disco que un servidor ha tenido la suerte de poder escuchar y comenzar a sacar las primeras conclusiones.
He de decir que, a tenor de lo que me había deparado su anterior trabajo, Singing Ax, confiaba en que este nuevo largo tuviera algo más de chispa, puesto que en sus últimos dos discos se echaba en falta la capacidad de sorprender al oyente. Personalmente, se me habían hecho demasiado plomizos, grises… monocromáticos, vaya. Esto me había llevado a albergar el temor de que un tercer trabajo consecutivo ofreciendo más de lo mismo me llevaría a plantearme si Father John Misty había tocado techo y sería incapaz de ofrecer nada nuevo. Creo que él también albergaba la misma duda, puesto que tuvo una crisis que le bloqueó totalmente y le obligó a marcharse con su furgoneta y un cargamento de setas (de las otras) en busca de una inspiración que finalmente llegó en forma de novela. Al fin y al cabo, lo que buscaba era recuperar esa narrativa que tanto necesitaba para poder ser un letrista al nivel que se le suponía.
En Fear Fun he encontrado más cosas que en anteriores entregas, y todas ellas en una medida más que justa. No es un disco que entre a la primera, pero sí que es un disco que engancha con más rapidez que los anteriores. Tiene una extensión bastante acertada, no se hace demasiado largo ni soporífero. He percibido una voz tremenda. En Fun Times In Babylon, que abre el disco, y en Now I’m Learning To Love The War, he recordado a Chris Isaak. Puede que sea demasiado decir, pero es lo que hay. Un temazo de los que dejan huella en el alma y otro de los que te ponen los pelos de punta cuando entran en acción ese piano y esas cuerdas tan bien ubicados. Ha recuperado las guitarras en temas como su single Hollywood Forever Cemetery Signs. Ha coqueteado con el country en cortes como Tee-Pee’s 1-12, Writing a Novel o Well, You Can Do It Without Me. Por momentos, su voz ha sonado lejana, casi celestial, y los coros le han dado un tono ceremonial, como ocurre en I Long To Feel Your Arms Around Me o Nancy From Now On, hasta hacerle parecer el típico predicador barbudo y asceta que renegó a los placeres terrenales.
Aunque cualquier pero, cualquier defecto que podáis encontrarle a este largo, se le puede perdonar si escucháis This Is Sally Hatchet. Bien sabéis que siempre os recomiendo la joya escondida de cada disco, pues bien, esta es la canción especial, recordando por momentos a los Beatles del Magical Mistery Tour y dejando un sabor de boca que nadie ni nada podrán borrar. Todos los discos tienen agujeros por los que se les filtra el talento hasta hacer que solo podamos ver su esqueleto. Este tema es el corazón del disco, el órgano que le hace latir y sentirse vivo, el soplo de aire que mueve la maquinaria de Father John Misty.
Mientras este tipo sea capaz de hacer cosas como esa, habrá valido la pena el acercarse a su mundo e intentar comprenderlo.
PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10