ELEANOR FRIEDBERGER – LAST SUMMER

La carrera de Eleanor Friedberger estaba ligada hasta ahora a la de su hermano Matthew, formando juntos una banda que nos ha dado mucho alborozo en la década que ya hemos dejado atrás: The Fiery Furnaces. Hasta ahora, que la encontramos publicando un disco en solitario, que ha hallado en la crítica la consideración y, en el público, la sorpresa. Y es que tantas y tantas separaciones para arrancar en solitario no suelen llevar al éxito habitualmente. De este año, la única que se me ocurre es la de Miles Kane, y su disco al margen de The Rascals.

Eleanor Friedberger aporta 36 minutos de música en este Last Summer, con una selección de singles atrayentes. Aparentemente, intenta no llamar demasiado la atención, y su “normalita” capacidad vocal no es sinónimo de mediocridad. Parece saber explotar perfectamente sus cualidades, con una simplicidad y humildad que escaseaba en sus muchos discos con su hermano. Ahora la escucha es sencilla, natural, y da como resultado un disco sobrio y discretamente animado. El título del disco, junto con la portada, de formato tan básico, es un ejemplo perfecto.
ll
Last Summer se estrenó con el primer corte del disco como single, My Mistake, algo que también ha llamado la atención por las posibilidades variadas de elegir otra apertura, otra forma de darse a conocer, más llamativa. Dentro del disco existen y podréis descubrir varias posibilidades. Esto no es más que una opinión, y debo confesar que para mí, Eleanor Friedberger tiene todo el respeto del mundo que se ha ganado durante tantos años. Y ahora que se ha deshecho de su otra mitad musical, que elija lo que quiera.
ll
Analizando los temas unitariamente, vemos el primer single, My Mistakes, con un crecimiento natural, pero en algunos momentos sentimos a Eleanor algo atropellada en su interpretación. Inn of the Seveth Ray a veces me recuerda a una banda sonora, y el buen rollo aparece con Heaven. Aunque, como dice mi abuela: “días de mucho, vísperas de na”. Sustituimos días por canciones y reconozco mi aburrimiento con Scenes from Bensonhurst.
ll
Al ecuador del disco nos lleva Roosevelt Islands, uno de los temas que podría ser single del disco, y nos reintroduce en dos cuestiones ya mencionadas: Eleanor se atropella en ocasiones, y el aporte de buen rollo. Glitter Gold Year es el corte número 6 del disco. Es una canción lenta pero convincente. La más corta de todas, pero también la más radical. La recta final del disco es más decadente. One month marathon no me aporta gran cosa en la repetición de escuchas, y llego a pasarla en algunas reproducciones. Owl’s head park me deja la sensación de que ya la he escuchado a lo largo del disco. Tiene el mismo trazo que otros temas. La armónica del último corte, Early earthquake, y su toque folk sí me resulta más agradable, y reconozco que encaja como cierre, bajo mi punto de vista.
ll
En definitiva, explicar que el disco globalmente tiene una valoración superior al aprobado. Tiene más canciones reseñables que las que pasan inadvertidas. Y también puedo admitir que es más de lo que me esperaba. Reconozco que, con el paso del tiempo sin escuchas, no le echo demasiado de menos, pero también tengo que decir que, cuando le he escuchado insistentemente, era indudablemente agradable.
ll
PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6.5/10
Escrito por
Más de Xavier López

Tennis anuncia nuevo disco en febrero

El grupo de Denver publicará el próximo 14 de febrero su segundo...
Leer más