EAGULLS – EAGULLS

Llega una nueva banda británica con gran apoyo de la crítica y medios de más prestigio (han sido elegidos como una de las bandas emergentes más interesantes por Pitchfork y han ganado el premio NME al mejor videoclip con Nerve Endings). Los elogios y buenas palabras a bandas desconocidas suelen crear algo de recelo que hace sospechar de campaña comercial. En definitiva, las lógicas dudas de una banda novata.

Pero de vez en cuando te encuentras cosas más que interesantes, como por ejemplo estos Eagulls, que si bien en un primer momento pueden ser similares a sus referencias más obvias y a cientos de bandas británicas, el paso de los días y las escuchas va dejando un poso de autenticidad que les hace sobresalir.

Originarios de un barrio obrero de Leeds (cumpliendo otra máxima del punk), hacen gala de su origen humilde en entrevistas, y también comentan que se formaron como banda en el Primavera Sound del 2010, tras asistir como público.

El descontento, los ambientes oscuros y las guitarras parecen sacados de otra época. Hacen un postpunk digno de finales de los 70 y se les emparenta con Joy Division, de los que sacan algo más que un parecido.

Si se le echa un vistazo a las imágenes que circulan de promoción o actuaciones en directo (como por ejemplo la que hicieron en el show de David Letterman que podemos ver a continuación) parece que visualmente tampoco tienen muchas ganas de transmitir glamour o una imagen preconcebida, y parecen naturales, lo que ya es buena noticia para evitar posibles hypes.

George Mitchell, su cantante, tiene una forma de cantar más basada en transmitir sus emociones que en afinar. Su voz parece un bramido y el intentar que el disco suene más como el directo, que buscar la perfección, puede haber ayudado.

En 2011, con su primer single Council Flat Blues, ya consiguieron llamar la atención de la escena más cercana de su ciudad natal. Su primer EP llegó ese mismo año, pero les ha costado 3 años y mucha carretera el sacar este LP. Ya el primer single del disco tuvo más repercusión y hacían una declaración de intenciones con la cara B (una versión de Killing Joke llamada Requiem). El disco lo abre ese primer single, Nerve Endings (con toques a Echo & The Bunnymen), al que pertenece el desagradable y premiado videoclip del cerebro de un cerdo descomponiéndose.

Hollow Visions o Yellow Eyes es su parte más Horrors. Y en Amber Veins es donde las comparaciones con Ian Curtis y los suyos están más atinadas, sonando la guitarra como los mejores momentos de Bernard Sumner.

Possesed, una especie de anti-himno donde las guitarras recuerdan a My Bloody Valentine, es el nuevo single y ya hay video de promoción. Puede que sea la canción más diferente, y la que le aporta al disco algún que otro matiz para que no resulte demasiado monolítico.

Esta noche, en Madrid en la Sala El Sol, podremos comprobar cómo se las gastan en directo y si no son sólo un revival de una banda punk de hace 3 décadas.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

Escúchalo aquí: