DRIVE-BY TRUCKERS – GO-GO BOOTS

DRIVE-BY TRUCKERS - GO-GO BOOTSSiempre imaginé que un día haría un viaje por el desierto de Arizona, a lomos de un Cadillac y con la música de Drive-By Truckers saliendo de la radio del coche. Con Go-Go Boots parece que el bólido ha derrapado y se ha salido de la carretera a tomarse un merecido descanso. Los norteamericanos se han instalado en su propio bar de carretera, regalándonos un puñado de canciones que parecen salir de una vieja jukebox. Números que funcionan por separado de manera más o menos segura, pero que mirados desde la lejanía pierden su garra.

Go-Go Boots se convierte en un álbum excesivamente manso, sin fuerza. Tiene todos los ingredientes que han hecho de la banda uno de los grandes referentes de la escena alternativa, pero pierden el sabor cuando se mezclan todos juntos. Como si los integrantes del grupo se hubieran tomado demasiado en serio su propio estilo, convirtiéndolo casi en un compromiso. Drive-By Truckers copiando a Drive-By Truckers.

Después de los últimos cambios en la formación, el sonido de la banda había llegado a un grado de madurez y solidez nunca antes visto. Sin embargo, todo parece haberse olvidado en este Go-Go Boots, hecho con el coche en automático. Demasiadas canciones inacabadas, sin terminar de pulir. Con apenas unos meses de diferencia desde su última novedad discográfica (The Big To Do), quizás este nuevo trabajo llegue antes de lo esperado.

Con momentos álgidos, clásicos, con la garra a la que nos tienen acostumbrados, el disco se termina perdiendo en composiciones que huelen demasiado a country de escuela. Pulaski o Cartoon Gold dan un buen ejemplo de ello. Del otro lado encontramos las canciones más pop de la banda hasta la fecha. I Do Believe, single que abre el disco, y Everybody Needs Love, se antojan demasiado edulcoradas como para encajar en un disco de Drive-By Truckers.

Sin embargo, todavía tienen tiempo los americanos para darnos una buena lección de lo que saben hacer. El tema que da nombre al disco o The Thanksgiving Filter son firmes candidatos a engrosar la larga lista de clásicos de la banda. Hasta Used To Be Cop o The Fireplace Poker podrían optar a este honor si no fuera por su excesiva longitud. Uno se queda con la sensación de que han sido compuestas sin partitura, esperando a que la musa apareciera en el estudio. No ha podido ser esta vez, aunque me temo que durante los conciertos de la banda estas canciones terminarán ganándose al público gracias a sus grandes pasajes improvisados.

Ahora que la banda parece haber salido en los últimos años del circuito independiente y se ha abierto al gran público, resulta necesario reivindicar discos como Southern Rock Opera o Decoration Day (o incluso Brighter Than Creation’s Dark), LPs que permitieron que hoy en día estemos hablando de Drive-By Truckers. Ojalá, dentro de unos años, podamos decir lo mismo de los últimos álbumes de la banda. Yo, mientras tanto, seguiré soñando con desiertos y Cadillacs abandonados.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6,5/10

Escrito por
Más de Javi F.

Lana Del Rey participa en el nuevo disco de Bobby Womack

Hace unas semanas te contábamos que Bobby Womack andaba preparando un álbum...
Leer más