DOES IT OFFEND YOU, YEAH? – DON’T SAY WE DIDN’T WARN YOU

DOES IT OFFEND YOU, YEAH? - DON'T SAY WE DIDN'T WARN YOUVuelven los ingleses Does It Offend You, Yeah? con nuevo álbum, de título escéptico como es Don’t Say We Didn’t Warn You. Hace bien poco, en 2008, saltaron a la palestra con su primer álbum You Have No Idea What You’re Getting Yourself Into en un alarde de rock electrónico basados en lo mejor de Soulwax y Daft Punk añadiendo un toque un descaro inglés que quedaba muy bien, para qué engañarnos.

Tres años después, con tiempo suficiente para reflexionar, presentan nuevo material. Hay grupos que fracasan, otros aprovechan las rentas del primero y otros despegan, ¿dónde les metemos entonces?

Digamos que entran dentro del segundo grupo. Siguen teniendo ese espíritu electro-rock que les caracteriza, siguen machacando sintetizadores y siguen la estela Justice. Sí, también respiran new rave y continúan rasgando las guitarras. Pero probablemente ya no te hagan bailar tanto como en el primero, ni las canciones suenen tan frescas como en aquel 2008, perdieron el factor sorpresa.

Pero tranquilo, las diez canciones que nos ofrecen no son de una sola escucha. We Are The Dead, John Hurt y Yeah! son canciones que se mueven entre olas, que van de menos a más, que suben, bajan y donde la instrumentalización forma el cuerpo básico de ellas. A buen seguro buscan en directo explotar y construir un buen espectáculo.

Experimentaciones aparte, la mano de su trabajo predecesor es muy alargada y se nota en cortes como Wrestler, donde el buen ruido reaparece como un flashback. Para qué innovar o renovarse a sí mismo si la fórmula mágica funciona.

Pero no todo van a ser reminiscencias, ya que con The Knife se reinventan. Canción fresca y apetecible. Calman las ansias para moverse en un sonido más inglés más actual. Será sin duda de las que más suenen respecto a su nuevo álbum. Terminan con Broken Arms, canción que algunos la etiquetarían como sorpresa, otros como decepción, porque se sale del esquema de los de Reading, ya que es lenta, sensible, profunda, medida y con un aire Radiohead brutal, por lo que el invento no les queda mal.

Si te gustó el primer álbum, te gustará este, pero preferirás el primero, pero no por ello hay que despreciar este segundo. A fin de cuentas, desearás ir a verles en directo, porque es ahí donde te harán bailar hasta dejarte sin aliento.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10