DEVENDRA BANHART – APE IN PINK MARBLE

devendra_banhart_-_ape_in_pink_marble-1024x1024

Nuestra puntuación

8

9

Con un amplio conjunto de canciones memorables, nueve discos editados, y 14 años de trayectoria sobre los escenarios, Devendra Banhart se ha convertido en  uno de los máximos exponentes del folk a nivel mundial. Luego de tres años del lanzamiento de Mala (2013), el artista estadounidense de raíces venezolanas está de regreso, esta vez, para presentar Ape in Pink Marble su nueva producción discográfica. Se trata de un álbum publicado a través del sello Nonesuch Records que, a su vez,  tiene la particularidad de haber sido grabado íntegramente en el propio estudio del músico, ubicado en Los Ángeles junto a a sus colaboradores  Noah Georgeson y Josiah Steinbrick.

A primera vista,  este nuevo álbum se percibe como un material a través del cual Devendra abre su corazón y pone su talento al servicio del arte. Desde el inicio podemos observar la cuidada estética y la gran dedicación que el propio artista volcado en la producción, ya que él mismo se ha puesto manos a la obra y  ha diseñado la portada de su disco, sacando a la luz  y compartiendo con sus seguidores su nueva faceta de artista pictórico.

Por otra parte, desde el título del album, es posible observar también un juego centrado en la alternancia, tal como describe el propio músico El mármol puede ser un símbolo de la feminidad y el mono un símbolo de masculinidad. Todos tenemos algo de esas dos energías dentro. He estado explorando esos símbolos desde que comencé a escribir. Esa unión, esa armonía o disarmonía entre lo masculino y lo femenino, fueron imágenes que surgieron casi mágicamente, espontáneamente, mientras estábamos haciendo el álbum. Se sentían como manifestaciones del subconsciente”. Desde el plano puramente sonoro, esta combinación se convierte en el ingrediente perfecto para dar lugar a  canciones donde predomina la exploración, la indagación y la introspección musical desde diferentes planos compositivos que parecen unirse en un universo con sus propias leyes.

El álbum abre con “Middle Names” una canción que el músico ha dedicado a a su fallecido amigo Asa Ferry, miembro del grupo de pop orquestal Kind Hearts & Coronets,  “Asa Ferry era como un hermano mío. Era muy joven. Esta canción, es una historia para él”, detalla Banhart. El resultado de este sentido homenaje permite apreciar la enorme capacidad del compositor venezolano para exponer  su sensibilidad y ponerla no solo en palabras, sino también en sonoridades que dan lugar a una melodía que llega al alma, gracias a la yuxtaposición de instantes de fragilidad que se conectan con fragmentos cargados de dulzura. Una verdadera maravilla en términos musicales. Ese sendero contemplativo también se vislumbra en God time Charlie, una canción fresca y espontánea, en la que la voz de Devendra suena cálida y acogedora.

Sin embargo, posteriormente, accedemos a un segmento rítmico sumamente cautivador, a partir de“Jon Lens a Hand” una melodía vibrante que irrumpe con fuerza y a nivel instrumental suena como una especie de mantra moderno,  a través del cual  Banhart recita  el estribillo There’s no one I ever knew. Quite as beautiful as you. As beautiful as you. As beautiful as you”, desencadenando en el oyente un estado trascendental. Otro de los puntos altos del álbum se percibe al descubrir una marcada impronta mística en canciones que comienzan con  suavidad  para ir in crescendo lentamente. Se convierten así en piezas musicales cargadas de matices en los que se conjuga lo clásico, lo moderno y lo exótico, como si se tratara de un ying y yang por el que transita una energía armonizadora que da lugar a un perfecto equilibrio sonoro.

En Mara tenemos delicados pianos junto a guitarras texturizadas que aportan un exquisito segmento  instrumental. Una forma innovadora de seguir transitando nuevos territorios sonoros. Y si de sorpresas se trata, a partir de la segunda mitad  del disco, Devendra va un paso más allá, y nos hace vibrar al ritmo de Fig in Leather una canción con influencias noventeras del britpop, (puntualmente del grupo Suede , una de las bandas favoritas de Banhart) que se destaca por un potente groove que invita a danzar y disfrutar. Pero, dando una nueva vuelta de tuerca, Banhart se encarga de transportarnos a otro universo sonoro y nos regala Theme for a Taiwanese woman in a lime green, una melodía en la que se conjugan a la perfección el uso de sintetizadores y las pinceladas de bossa nova dando lugar un segmento musical resplandeciente y luminoso que también se mantiene en canciones como Souvenirs,  Mourner’s Dance,Linda”  y  Lucky”. Párrafo aparte merecería Saturday Night una canción envolvente, que a través de la  delicadeza vocal de Banhart  llega a  nuestros oídos como una danza onírica, sensual, profunda y deslumbrante.

Con cada melodía, Devendra propone un viaje musical para deleitarse de principio a fin.  Ape in Pink Marble es un disco sólido que parece fluir con naturalidad, marcando un nuevo camino de evolución, en la carrera de  un músico que se encuentra en constante metamorfosis. Como ya lo señalaba el filosofo alemán Frederich Nietzchesolo el arte podrá salvar al mundo”. En medio de la vorágine  actual, donde el sistema nos impone vivir de un modo cada vez más acelerado, la música de Devendra Banhart se torna sanadora, y se percibe como una invitación a apreciar las pequeñas cosas y a contemplar cada sonido, descubriendo sus matices, y apreciando acordes que nos permiten dejarnos llevar a través de 13 melodías que, mediante diversas texturas, y cuidados arreglos musicales, que comienzan a expandirse hasta quedar flotando en nuestras cabezas y en nuestros corazones. Una muestra más del increíble don de este artista venezolano que con carisma, talento y creatividad ha logrado convertirse en un verdadero referente de la escena musical actual.