Delphic – Collections

Cuando Delphic presentó su aclamado álbum debut Acolyte, muchos nos pusimos firmes ante los que fueron considerados como los New Order del siglo XXI y nos hizo salivar por un segundo álbum continuista de electrónica con toques pop-rock, que no lo contrario. Pero es ahí donde muchos patinan y se estrellan, en ese tortuoso y a veces maldito segundo trabajo. Este es el caso de Delphic.

Y es que no queda nada de aquella banda que maravilló con una electrónica elegante y seria, que combinó con pop-rock para ofrecernos canciones elegantes y bailables como Counterpoint. Lo que hay en Collections son un puñado de canciones pop sin sentido, poco bailables, desesperantes. Y es que no es el mismo grupo.

Se han hartado a decir a los cuatro vientos que para este nuevo trabajo han bebido de influencias hip hop, de Jay Z y demás, pero son temas tan alejados para los ingleses que quedan en evidencia en el single que han lanzado, Baiya, donde si bien se muestra algo de creatividad en un estribillo pegadizo, cae por su propio peso por anodino. En Of The Young, tema que abre el álbum, es donde muestran algo de aquellos Delphic descarados y maduros de hace unos años.

Pero Changes comienza el despropósito con esa mezcolanza de hip hop, R&B y electrónica de feria para hacer canciones que no son propias de una banda que firmó Acolyte. En Freedom Found la cosa solamente remonta al final, con un interesante coro, pero nada más. El resto de canciones divagan entre lo absurdo y lo incomprensible como en Tears Before Bedtime, un corte ambiental que aún no se comprende muy bien el sentido del mismo. Aunque rozan el esperpento cuando aparece el rap de Exotic, penúltima canción del largo. Para entonces la deriva de su sonido ya es desesperante, ya que ni si quiera cierran, con Porcelain, de manera decente, siendo un medio tiempo sin floritura alguna.

Influencias de música negra, pop, algo de electrónica, los ochenta, R&B…todo no puede tener cabida, a pesar de que el trío de Manchester lo ha intentado. Es una gran decepción para un grupo que prometía mucho con su primer trabajo, pero que se ha empeñado en meterse en charcos que no les competen, y tratar de jugar a ser dioses. El resultado es bastante decepcionante y frustrante por lo que pudo ser y no fue.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS:  3/10