DEAD SONS – THE HOLLERS AND THE HYMNS

DEAD SONS - THE HOLLERS AND THE HYMNS
DEAD SONS - THE HOLLERS AND THE HYMNS

A veces las sorpresas llegan en forma de un sonido, una canción, un álbum, un nuevo grupo que añadir a tu lista de imprescindibles. Así es como me topé con Dead Sons, un quinteto de Sheffield dedicado a crear desert rock.

El grupo se formó en la primavera de 2010 con el vocalista Thomas Rowley y el percusionista Joseph Green (dos ex-miembros de la banda de rock indie Milburn, que se separó en 2008 y que tocaron en repetidas ocasiones con Arctic Monkeys), el bajista Ryan Sellars, Matthew “Bernie” Byrne (percusión y guitarra) y Luke Barker (guitarra y piano).

Tocaron su primer concierto en el teatro Montgomery, y sacaron su segundo single con mucho más éxito que el primero a finales de mayo de 2011, Junk Room, mientras tocaban con Arctic Monkeys en el Don Valley Bowl. Este evento llamó la atención de los periodistas y continuaron lanzando singles y dando conciertos, hasta que el éxito total llamó a su puerta con Shotgun Woman.

Su álbum debut, The Hollers & The Hymns, vio la luz el 18 de febrero de 2013 superando todas las expectativas y manteniendo el sonido de sus singles. Es un álbum cargado de energía, guitarras, sonidos duros y melodías sensuales que se unen para que, al acabar de escucharlo entero, no haya dado tiempo a tomar aire entre canción y canción.

Su sonido ha sido comparado con el de los Arctic Monkeys, debido en gran parte a que ambas bandas proceden de Sheffield y a la voz de Thomas, muy similar a la de Turner. También cuentan con influencia de bandas como Queens Of The Stone Age, con un sonido duro, sexy, atrevido, y riffs sucios. Aunque no todas las canciones son así, ya que también encontramos varias baladas como The Hollers and The Hymns en las que el sonido pasa a ser suave, calmado, un piano acompañado de una guitarra que avanzan con la voz hasta llegar a una explosión de emociones que finalizan con la propia canción.

El disco comienza con Ghost Train, una canción rápida que nos avisa de lo que podemos esperar en las siguientes trece canciones. Continúa con Shotgun Woman, una canción que personalmente me recuerda muchísimo al sonido de los Monkeys, y avanza con esa oscuridad y agresividad con temas como Hangman, Bangonfullturn o Room 54 (esta última muy similar a Feel Good Hit Of The Summer de QOTSA). Es entonces cuando te dan tiempo para coger aire y demuestran que no son solo unos rockeros y que tienen un lado sensible y menos duro, que no solo saben hacer “ruido”, que prometen; con temas como Temptation Pool o Quest of The Fire.

Es un álbum debut muy bien escogido, con canciones que presentan a la banda y su sonido en su totalidad. No debemos perder de vista a esta nueva banda, porque sin duda dará que hablar, ya que además comenzarán a grabar su segundo trabajo cuando Tom Rowley vuelva de la gira con los Monkeys, y su deseo es lanzarlo a finales de año. Una visión ambiciosa la de lanzar dos trabajos en un mismo año, aunque contamos con el single Gasoline, un avance que nos deja muy buen sabor de boca y, por qué no decirlo, un poco cachondos.

Por lo que en resumen, The Hollers & The Hymns es un trabajo muy recomendable y una de las grandes sorpresas de este año, al que le doy un 8,5 por la versatilidad de sus canciones y un sonido ya conocido anteriormente en el panorama musical, pero renovado y con la energía de una banda novel.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8,5/10