DAMIEN JURADO – BROTHERS AND SISTERS OF THE ETERNAL SON

DAMIEN JURADO - BROTHERS AND SISTERS OF THE ETERNAL SUN

Hermanos y Hermanas del Hijo Eterno. Así es. Pensarán que Damien Jurado ha perdido el juicio. Que se trata de una provocación artificial para empujar un poco el disco, o algo similar.

Es complicado (a mí me parece complicado) hacer que todo el mundo entienda lo que quiere decir alguien que procura hablar sobre espacios, personas, sobre la doctrina de una considerada religión, el aroma de las cosas sencillas o lo que nos convierte en personas libres – más libres – de manera natural.

Seamos realistas, es difícil hacer que un público mayoritario entienda la relación entre la belleza y una tormenta, un cielo estrellado.

La última vez que vi a Damien fue hace poco más de un mes. Aquel domingo mágico en el Teatro del Arte, Jurado – además de compartir otros muchos detalles maravillosos de su existencia – dispuso sus canciones en dos grupos: 1. Composiciones taciturnas que beben directamente de la cantidad de historias tristes que se desprenden de ¿todo? 2. Psicodelia [neologismo compuesto por dos palabras griegas: alma y manifestar].

Once elepés después, uno llega a la conclusión de que, por supuesto, quien mejor puede hablar de lo que hace es uno mismo. En efecto, Brothers and Sisters of the Eternal Son se divide en esas dos formas. Distorsiones, voces ahogadas, ecos… Y todo lo que podríamos catalogar como manifiesto del alma.

En ese debate abierto sobre la gente que considera la música de cantautor como algo triste, me sigue dando mucha pena encontrarme sola a veces. Porque, uno coge un disco como este, otra vez nuevo, otra vez distinto, otra vez fino y sublime. Y se cruza con personas que siguen pensando que todo suena a lo mismo. Existe una creencia, a menudo solicitada por aquellos que presumen de buen gusto, cuya mayor aspiración es hacernos creer que las canciones que cuentan historias de este tipo son prescindibles.

Cuando uno piensa en la música como el todo, se detiene a escuchar las letras de las canciones. Igual que se detiene a observar las páginas de un libro – que ha escogido previamente – igual que se detiene a escuchar a un amigo recién llegado de un viaje, el ruido de la lluvia en la ventana o sobre el techo, cuando moja. O los gritos de los vecinos de turno.

Los discos de Damien Jurado son viajes, muchas veces indescriptibles, a través de la perspectiva de un individuo acostumbrado a reencontrarse.

Alguien consciente de la soledad. Y de la importancia de los aportes interpersonales.

Como bien explica Damien, Brothers and Sisters of the Eternal Son admite esa distinción entre canciones. Tal y como ha sido concebido. En el grupo de las canciones que responden a la psicodelia: Magic Number, Silver Timothy, Return to Maraqopa, Metallic Cloud, Jericho Road y Silver Donna. Tanto Silver Malcolm como Silver Katherine y Silver Joy responden al formato más acústico y menos agudo de su música.

Suns In Our Mind, canción que cierra el trabajo, es una mezcla tremenda de energía.

La tormenta, la calma y la luz.

Una de las cosas más bonitas que hace este señor es darle importancia a las cosas que realmente la tienen. Eso le convierte en alguien coherente y lleno de entusiasmo.

El contenido de las canciones es difuso, las instrumentales son fuertes. Y tienen algo de folk, claro. Y ruido. Hay viento, hay cuerda, hay golpes. Y, señores, el trabajo de las líneas vocales cada vez es mayor y mejor. También hay carreteras, paisajes, lluvia y detalles entrañables.  El tipo es la representación extrema de lo agradable y bonito ser remilgado, ni presuntuoso. Algo encomiable hoy.

Brothers and Sisters of the Eternal Son ha inspirado esta recomendabilísima publicación en la que Josh Tillman (más conocido como Father John Misty) habla sobre su percepción acerca del autor y su obra.

Haciendo especial hincapié sobre la idea de que Damien ha creado una doctrina en este álbum, su propia religión. Imagínense hasta qué punto la creación de una persona es distinguida por otra. Hasta qué punto puede una producción artística evocar instantes y expandir impresiones.

Jesus is out of his goddamn mind, and I want to live in Damien’s America. – escribeJosh.

Yo también.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Escúchalo a continuación: