CUCHILLO – ENCANTO

Duat (Limbo Starr, 2010) era un viaje por un lugar misterioso, un disco construido para romper esquemas a base de dejar que las cosas cayeran por su propio peso. Y una demostración de que Israel Marco y Daniel Domínguez formaban una de las parejas con mayor talento del panorama nacional. La apuesta por los grandes desarrollos y las canciones de más de cinco minutos parecía romper el idilio inicial de la banda con la estructura pop, introduciendo su música en territorios más atrevidos y salvajes. Tanto que algunos vieron en su base el spaguetti western de Morricone o la ancestral mística africana.

 

Ahora el dúo (convertido de manera definitiva en trio con la incorporación de Henrik Agren) recupera el eco en los primeros compases de su nueva entrega discográfica. La sombra del desierto vuelve a planear sobre las armonías de Amapola, aunque el espejismo dure apenas un minuto y medio. Encanto (Limbo Starr, 2012) se antoja como una vuelta a la canción redonda, a la concisión del corte de tres-cuatro minutos, al brillo pop. Frente al misterio que desprendía Duat, este nuevo LP suena cristalino y cercano. Una vuelta a este orilla del Mediterráneo. A la luz de Barcelona (Algo mejor), incluso a los ritmos caribeños (Sant Pol de Mar (En La Arena)).

 

No obstante, la huida a otros mundos sigue ahí. La eterna búsqueda del hogar. El escapismo, el abandono del ruido y las ciudades en favor de un susurro tranquilo y reconfortante. Deseos que se concretan en los textos de La Hora Bruja o La Ira, esta última casi a medio acabar. La playa como lugar de acogida, como vuelta a la inocencia y el amor. Sin duda Encanto suena a vacaciones en el mar.

 

Al menos esa primera parte que sirve como declaración de intenciones, pues a mitad del disco vuelven esas cadencias misteriosas. Guitarras vaporosas que juguetean en Siempre hasta convertirse en un murmullo que poco a poco se va alejando hasta chocar con el mar. Navega repite la jugada lanzándose directamente al agua, mientras echa mano del saxofón Rhys Pyefinch, sensual y cálido. Similar función hace el sonido del pedal steel, aportando matices de color a la mezcla en Sant Pol de Mar (En La Arena). Una canción esta que tiene su respuesta unos minutos más tarde en Sant Pol de Mar (En las Rocas), revisión de la primera sustentada, en esta ocasión, sobre los efluvios del teclado.

 

Con tres referencias en su haber, Israel, Daniel y Henrik atesoran ya uno de esos pequeños tesoros difíciles de encontrar hoy en día en la música, a saber, un sonido propio y personal. Considerado por gran parte de la prensa especializada como uno de los debuts más brillantes de los últimos años, Cuchillo (Sinnamon Records, 2008) marcaba la pauta de una banda en un punto lejano situado en la intersección entre el folk, el pop y los trazos psicodélicos. A partir de ahí sólo quedaba dejar que la criatura echara a rodar por los escenarios.

Cuatro años después los barceloneses nos entregan esa joya titulada Interludio en Sol, que deja el aroma a jam session, a canción grabada en la primera toma. Con ella se cierra el círculo de Encanto, un disco calmado, sin tensión, que entra ligero como las burbujas, y que sin embargo amenaza con dejar un poso duradero.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

  • Pingback: LOS MEJORES DISCOS DEL 2012 (Nacional): Del 20 al 1… | CrazyMinds. Música indie.()

  • Pingback: Diario de Gira: Cuchillo nos cuenta sus experiencias en Madrid, Toledo y Valencia | CrazyMinds. Música indie.()